Reciben el Premio Planeta, el más importante en castellano por su cuantía y número de ejemplares publicados, novelas que combinan aventuras, intriga, amor, lujo y delitos flagrantes, pues las obras que consiguen este premio no solo se compran porque representan la vanguardia en narrativa, sino también porque se consideran regalos que siempre gusta recibir.

La novela El fuego invisible de Javier Sierra se consagra como un gran libro de acción gracias al premio recibido. Su autor ya ha publicado distintos títulos de intriga antes que éste,  y en él consolida toda su larga trayectoria de documentación sobre temas históricos y misteriosos.

Planeta_libro_2017El lector asiste en la misma a un continuo estrés y a una sorpresa al final de cada capítulo, por lo que  se consigue de sobra la obligación de todo autor de mantener constante, e incluso en tendencia ascendente, la atención del lector.

El protagonista habla en primera persona utilizando diálogos precisos y muy descriptivos de la búsqueda artística que se sigue en cada página. Una búsqueda de alto nivel sobre el grial que utilizó Cristo en la Última Cena y su representación en distintas portadas de iglesias y frescos de Cataluña.

Viaja David Salas, el protagonista, de Dublín, donde vive y trabaja como lingüista, a Madrid para pasar las vacaciones. En esta ciudad encuentra una gran sorpresa que tiene relación con su infancia y sus recuerdos. Sorpresa que consiste en trazar e iniciar un plan para que varias personas integrantes de un grupo cultural, viajen a los Pirineos, a Valencia y a Barcelona buscando una conexión y explicación a las distintas manifestaciones del grial. Dichas manifestaciones, posiblemente, habrían producido un fuego invisible, una luz prodigiosa, sobrehumana, en la que artistas y escritores de todos los tiempos y países habrían tocado el cielo y  conseguido la máxima inspiración para sus obras.

Otras novelas de Javier Sierra son La dama azul (1998), Las puertas templarias (2000), El secreto egipcio de Napoleón (2002), La cena secreta (2004) best seller en EEUU, El ángel perdido (2011), El maestro del Prado (2013) y  La pirámide inmortal (2014), que se basa principalmente en recuperar contenidos de su obra El secreto egipcio de Napoleón.​ Es autor también de numerosos ensayos, así como  periodista y locutor de radio, casi siempre en programas de misterio, relacionados con tramas históricas corruptas, género que lleva años triunfando en las librerías españolas.

El fuego invisible es un libro extenso, ameno, que se quiere leer de un tirón, sin grandes pretensiones literarias, merecedor del Premio Planeta, presentando una gran tesis histórica sobre distintas obras de arte y de la narrativa.

Los capítulos se suceden de prisa, manteniendo en tensión al lector, capturando constantemente su atención a base de teorías insólitas que, sin embargo, parecen ciertas, por la documentación aportada, tanto en párrafos escritos como en imágenes fotográficas de iglesias y símbolos.

El estilo es elegante y cuidado, también preciso, midiendo los tiempos dedicados a explicar las teorías artísticas a probar, y los dedicados a la acción y a la violencia, que se reparten a partes iguales en extensión. Libro que puede atraer al gran público hacia otras novelas de distinto corte, más intimistas, más recomendadas por la academia y la universidad. Una obra que en sus 467 páginas responde a las exigencias de los lectores de hoy, como son:

  1. Exhibir una trama constante original y potente, de corte delictivo.
  2. Combinar la misma con una historia de amor.
  3. Recurrir a temas históricos relacionados con el presente.
  4. Mantener la acción en aceleración constante.
  5. Presentar un desenlace inesperado y/o contradictorio.

Teresa Álvarez Olías

Gracias por comentar

A %d blogueros les gusta esto: