El grupo editorial Amarante ITP con un Planeta mejor, por la cultura de la sostenibilidad. Reciclamos todo nuestro papel, pensamos en el medio ambiente, pensamos en nuestros descendientes.

Reciclar una tonelada de papel de periódico ahorra aproximadamente una tonelada de madera, mientras que reciclando una tonelada de papel impreso o de copias se ahorra algo más de dos toneladas de madera. Esto se debe a que la fabricación de pasta requiere el doble de madera para retirar la lignina y producir fibras de mayor calidad que con los procesos mecánicos de fabricación. La relación entre las toneladas de papel reciclado y el número de árboles salvados no es banal, dado que el tamaño de los árboles varía enormemente y es el factor principal en la cantidad de papel que se puede obtener de un determinado número de ellos.

Wikipedia

Es por ello que Amarante ITP ha llegado a un acuerdo con empresas consorciadas de la Comunidad de Madrid para reciclar todo el papel de sus almacenes para transformarlo en nuevos productos.

Saber más: Papel reciclado: Cuida del medioambiente


Cira Leyton - Nosotros, los buenos

REF 978-84-121019-0-4
19€
Disponible
1
Información del producto

Cira Leyton - Nosotros, los buenos


Información

Autor:
Género: Novela actual. La mujer como protagonista
Año: 2019


Libro impreso

ISBN: 978-84-121019-0-4
Páginas: 320
Formato: Tapa blanda
Tamaño: 17x24 cm
Precio: 19.99 €


Sinopsis

Editorial Amarante presenta "el protagonismo de la mujer" en la obra de Iván Robledo. Sus dos últimas novelas, "Cira Leyton" y "Nosotros los buenos" en un solo volumen.

Cira Leyton (Historia de una historia)

Perseguir al amor es perseguir al viento. Las pequeñas ciudades de provincia se hacen grandes con las pequeñas historias de las grandes personas que viven en ellas. Así fue como ocurrió con Cira Leyton, nuestra querida y desgraciada viuda que apenas abandonó la juventud intentó rehacer su vida de mano de un maduro señor Ginés, espabilado comerciante llegado de otros lares y al que conoció con ocasión de la apertura de un comercio en esta ciudad durante la posguerra. Ginés, como todos nosotros, cayó rendido ante la presencia de Cira, personaje central de la vida social del lugar, admirada por las mujeres y afán de todos los hombres que allí vivíamos, mujer rica y culta vapuleada por la guerra civil a la que desgraciadamente le llegó demasiado pronto la muerte después de casarse con Ginés. Desolado por su fallecimiento, Ginés decide suicidarse pero es salvado in extremis por una amiga de Cira, sor Marta, una monja ambigua que le transmite las últimas voluntades y confesiones de la difunta Cira. Fue de este modo como Ginés llega a saber que Cira, durante las prolongadas ausencias de su marido, conoció por accidente a un joven llamado Germán con quien descubre una vida que antes solo existía para ella en las novelas y el cine, una vida de bajos fondos, lujuria, delincuencia y personajes excluidos donde el bien y el mal, la realidad y la mitología se confunden.

Nosotros, los buenos

Si existía una familia perfecta en la pequeña ciudad de Libredón, esa era la de Mauricio Uría. Héroe de guerra e ideólogo del Partido, su vida era un oasis en la penuria que siguió a la contienda civil. Junto a él, conformaban la imagen idílica su mujer Remedios y sus hijos Ignacio y Arantza, adolescente rebelde a la que la casualidad llevó a conocer a Flavia, una mujer madura que le hizo entrar en el circuito prohibido del cine político clandestino y los libros censurados. Flavia conquistó el alma de Arantza y, tras conocerla su familia, el corazón de los demás. A pesar de su condición humilde y tener a su cuidado a una amiga enferma, parecía desvivirse por la familia de Mauricio Uría. Pero pronto algunos acontecimientos comenzaron a golpear la felicidad de esta familia, y la placidez de sus días se volvieron tormentosos. Cada cual según sus sentimientos buscó refugio en Flavia, que no dudó en ofrecer su simpatía, su seducción y su sensualidad para provecho de todos ellos. Padre, madre e hijos cayeron seducidos por las redes de esta mujer para quien el sexo, la avaricia y la tibieza eran armas con las que lograr sus anhelos. Cuando la familia de Mauricio Uría comprendió quién era Flavia, ya era demasiado tarde.

Guardar este producto para más tarde

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: