El pelirrojo que adoraba el color amarillo

Van Gogh retrata los sentimientos, el hálito de la naturaleza viva y muerta, así como la pena de las personas.