A caballo entre la leyenda y la verdad, la torre de don Fadrique en Sevilla.

Según cuenta la leyenda, En Sevilla hay una Torrey más de una, pero la que se convierte en eje de esta nueva novela del autor y miembro de la Real Academia Sevillana de Buenas letras, don Enrique Myro, es la que mandó ser construida por don Fadrique, infante e hijo de Fernando III de Castilla apodado “El Santo”.

Al morir la reina Beatriz de Suabia, el rey Fernando vuelve a casarse con doña Juana, muchísimo más joven que él, quien al poco de casarse la deja viuda. En una de las ocasiones que don Fadrique viaja a Sevilla él y doña Juana se conocen e inmediatamente se enamoran y es en esa torre, sita en las calles de las Becas en el convento de Santa Clara, donde dan rienda suelta a la ardiente pasión que sienten el uno por el otro, a espaldas de todo el mundo pues no estaba bien visto. Alfonso X “El Sabio”, hermano de don Fadrique lo manda ejecutar por mantener relaciones con ella, siendo ella viuda del rey Fernando III. Se cuenta que la torre nunca más volvió a ser utilizada después de que doña Juana regresara a Francia y el infante fue ejecutado.

Colección “Nazarí” de narrativa, LC Ediciones

En Sevilla hay una Torre conlleva un paralelismo de amores e historias, una pasión desbordada que los protagonistas viven muy parecida a la de aquellos amores de la realeza de mediados del siglo XIII. Es una novela amena, actual y fresca, cargada de datos reales que nos sitúan en un espacio muy localizado que son las calles de Sevilla, con sus edificios, sus monumentos, sus bares y sus restaurantes típicos o más célebres. Un paseo virtual bien definido para el que no conozca la capital hispalense y un estremecimiento para el que puede contar historias acaecidas en cualquier rincón, calle o local mencionado por Enrique Myro, que se alza como buen anfitrión de la ciudad haciendo de ella el mejor escenario.

La trama es siempre regada del mejor vino, licor y las mejores exquisiteces a las que los oriundos pueden caer rendidos igual que lo hacen sus protagonistas. Es una novela cargada de arte, de culto a lo típico de la ciudad, toda una revelación de la esencia más sevillana, una novela que al igual que si subiéramos a una montaña rusa, nos va a hacer que el pulso se acelere por los cambios constantes a los que los personajes nos van a someter. La pasión es el ingrediente que nunca va a faltar en toda la obra, eso, unido a un lenguaje coloquial y cercano y la predominancia de diálogos, hacen de En Sevilla hay una Torre, obra perteneciente a la colección “Nazarí” de narrativa de LC Ediciones, una novela de enriquecedora, agradable y de rápida lectura.

Su portada nos describe con una hermosa acuarela la torre y algo de su entorno, todo un poema visual que atrae la mirada y despierta el interés mucho antes de abrir la primera página y quedar atrapados por la narración del autor que nunca está exenta de vehemencia y conocimientos.

Todo un homenaje a aquel apasionado amor de don Fadrique y doña Juana, prohibido y condenado por las normas de la época, al que el mismo pueblo rechazó por inapropiado. Una obra que nos mostrará el lado más humano, el más sensorial y pasional, cargada de notas sensuales, intriga y mucho por descubrir.

El abrazo, de prieto,
puso a repique,
el corazón desbocado
de don Fadrique
y se oyeron
por las ventanas,
los latidos ardorosos
de doña Juana.

Isamar Cabeza

Disfruta de las obras de Isamar Cabeza

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: