Editorial Amarante - Las mujeres del César - Carlos de Tomás
Acalanda TV Autores Carlos de Tomás Editorial Amarante Lee con Amarante Libros Literatura Magazine Novela Opinión Recomendación Redactores Reseñas Salamanca Salamanca Books Teresa Álvarez Olías

Las mujeres del César, de Carlos de Tomás

Esta es la novela número nueve de Carlos de Tomás, que además es autor de ocho libros de poesía, así como de varias biografías y antologías de relatos, en una encomiable y prolífica producción literaria.

Es esta una novela densa y nada lineal, donde asistimos a la historia de una adinerada familia, Los Aquitano, durante más de un siglo.

César es el tío del autor, que narra en primera persona esta saga, donde él no es uno de los miembros preferidos.

Enumeramos algunas ideas que la lectura de libro sugiere:

a) la riqueza dilapidada no cura la soledad ni la enfermedad y declive del autor y los otros protagonistas

b) los primos, la madre del mismo y su propio tío, el patriarca de la familia, no le han dado nunca muestras de cariño, así que el reproche está presente en muchas páginas.

c) la riqueza se genera con esfuerzo, pero puede dilapidarse muy rápido. Muchas décadas duró la floreciente empresa de Los Aquitano, pero el derroche la disolvió en poco tiempo.

d) la narración de los hechos familiares corre paralela a hitos históricos.

e) las grandes viviendas y propiedades de la familia, una en Madrid, la vivienda de la calle Monte Calvario y otra en el campo, la hacienda de Ánsamur, son los grandes muestrarios, a la vez que refugios de la compañía regentada, y a ellos se dedican capítulos y párrafos enteros. Estas mansiones no son solo metros cuadrados, sino que comprenden sirvientes y decenas de trabajadores campesinos.

f) el patriarca de la familia, Luis César Aquitano, es considerado la columna vertebral de la misma y el motor de su fortuna, pero vamos leyendo, página a página, que era un tirano con su esposa Consolación, a la que aparta de su vida aunque deja en la casa, y con su hermana Octavia. Además tenía a dos amantes Tita Lisbon y Martina. Se hacía siempre, en la familia y en la empresa, su absoluta voluntad, pero, lentamente, su sobrino, el autor, intuye que distintos delitos habían sido cometidos por su ejemplar tío, al que incluso los propios padres encubrían.

g) la familia se extingue sin herederos, sin explicaciones, sin castigos por sus delitos, asistiendo a muchos más funerales que nacimientos o bodas.

El marco geográfico de la narración es Madrid, señalando sus calles del este y del oeste, también la sierra de Gredos, Lisboa y Ánsamur en Extremadura, con una precisión abrumadora, detallando enclaves y fechas, dando un alarde absoluto de sinceridad.

La historia contada es la de la burguesía enriquecida y empobrecida en el tiempo, amante de los espectáculos, de la música, de los viajes, de la vida regalada y la buena mesa.

Los hijos son instruidos en la etiqueta, sin demasiado contacto con sus padres.

El único legado a la posteridad es el propio manuscrito, la novela.

Los delitos cometidos se lavaron aplaudiendo a los gobernantes de turno.

El narrador, Luis, rivaliza constantemente con su primo, llamado Luisito, y es su reflejo, su imagen invertida. El primo viaja a Nueva York y derrocha el dinero de su padre, tiene amantes, y apenas trabaja en la compañía, en contraposición al autor, que cree tener menos suerte, pero es más trabajador, más amoroso, y le sobrevive.

Las similitudes de la novela con el Imperio Romano son muchas: el título, la existencia de un emperador disoluto, Luis César, las mujeres que rodean a este emperador, esclavas de su circunstancia y por supuesto la impunidad de su conducta, represiva y soberbia.

Los álbumes de fotos son material evidente en distintos capítulos, y es muy cierto que fotografías, cuadros e imágenes en películas ayudan a los escritores a confeccionar sus manuscritos de época.

El relato utiliza dos caminos de expresiones: las estancias en distintas mansiones propias y la rivalidad entre familiares por conseguir el favor de César, el patriarca.

El autor presenta sus relaciones amorosas, con Laura y Ana Clara, como contraposición a la volubilidad amorosa de su tío y primo, en un juego de comparaciones muy sutil y poco evidente, porque los sentimientos expuestos no se captan en una lectura rápida ni en los primeros capítulos. Necesitamos tiempo de lectura sosegada.

También, a saltos, el autor nos describe su propia vida, resumida en tres etapas: infancia y juventud, funeral de Patricia (amante de su tío), y la escritura y recolección de material con Ana Clara.

La compañía de la familia empezó tratando productos ultramarinos, luego anexionó laboratorios farmacéuticos y finalmente asumió la compra de equipos electrónicos, sectores muy importantes en cada época, que demuestran la adaptación del capital a las modas y sectores más rentables, aunque la dejadez en el gobierno de la empresa fue finalmente su verdugo.

Esta es la novela número nueve de Carlos de Tomás, que además es autor de ocho libros de poesía, así como de varias biografías y antologías de relatos, en una encomiable y prolífica producción literaria.

Se diferencia de otras novelas suyas en que no aborda la marginación, la pobreza, o la miseria, sino todo lo contrario, la abulia que provoca la riqueza, la soledad de sus poseedores, la desazón que acompaña y la sensación de futilidad que conlleva.

No se parece a otras novelas o relatos de moda rápida, donde la cuestión psicológica de los personajes es incapaz de expresarse por la rapidez de la trama y la acción trepidante, y está en la línea de escritores clásicos españoles y extranjeros, a los que siempre importó el pensamiento de sus protagonistas.

El estilo es sublime y denso, con diálogos subsumidos en la narración y la precisión de detalles nos convence de la verosimilitud de los hechos descritos. Es un estilo empleado por otros grandes de la literatura, como Frank Kafka, José Saramago, Alejo Carpentier o Paul Auster.

Animo a leerla para disfrutar del relato de la vida en una familia acomodada, que se extingue sin haber aportado demasiado a la sociedad de su tiempo ni en el siglo XIX ni en el XX ni en el XXI, desentendiéndose de la suerte de sus compatriotas, por estar concentrada en el hedonismo.

Abramos la portada para sumergirnos en su mundo de confesiones íntimas y cuidada narración

Teresa Álvarez Olías

Si te ha gustado el artículo, por favor, compra el libro

3 comments on “Las mujeres del César, de Carlos de Tomás

  1. Quiero leerlo! Bello análisis! Gracias!!!! ❤️❤️❤️❤️

  2. Anónimo

    Teresa. Gracias por la lectura, el interés y el análisis.

  3. M. Delbal

    Es una novela para leer despacio, saboreando la riqueza de su prosa culta y sugerente, en muchos de cuyos pasajes se vislumbra al poeta. El tiempo histórico y los ambientes, los personajes se funden con el relato y lo enriquecen
    Al final, me sabe a poco; quisiera que hubiera durado un poco más, aunque comprendo que en esa medida extensión reside seguramente su encanto.

Responder a M. Delbal Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: