No somos muebles de clickea

El Derecho es vida puesto que es el cauce formado por principios y normas que nos dicen cómo podemos y debemos actuar según las situaciones. Cuando hay litigios nos encontramos con la vida en pie de guerra, con la lucha por los derechos donde brotan nuestras emociones y sentimientos al servicio de lo que consideramos justo.

Sin embargo… Sigue leyendo No somos muebles de clickea

Claves sorprendentes del mundo literario, según Eduardo Mendoza

archivo_000-97Siempre he admirado a Eduardo Mendoza (reciente Premio Cervantes 2016) por ser literariamente “ambidextro”, con capacidad para escribir cosas serias y cosas divertidas con fuerza seductora, pero sobre todo porque algunas de sus numerosas obras (“El misterio de la cripta embrujada”, “Sin noticias de Gurp”, por ejemplo) tienen el envidiable don de atrapar al lector y hacerle sonreír, reír, reflexionar y no soltar el libro hasta terminarlo.

Para mí es un prodigioso cruce o delicioso cóctel de Tom Sharpe, Martin Amis y el anónimo autor del Lazarillo de Tormes. Casi nada.

Además resulta cautivador en las entrevistas por su cercanía, llaneza, claridad y mirada irónica sobre la compleja pecera que es la vida. De hecho acepta ser una combinación de gamberro y caballero:

Si eres solo un gamberro, eres un indeseable. Si solo eres un caballero, eres un muermo. (El País, 7-1-17).

Por eso, me pareció oportuno y útil espigar algunas entrevistas a D. Eduardo en que vierte opiniones y criterios sobre el oficio de escritor y el lugar del lector, que aunque siempre lo dice sin pretensiones de pontificar, creo pueden ser de gran interés a los que nos asomamos desde el burladero al mundo literario. Sigue leyendo Claves sorprendentes del mundo literario, según Eduardo Mendoza

Soy culpable de comprar libros de segunda mano

Vintage Antique pocket watch on the background of old booksCuando era niño de EGB en una España que iba desperezándose, el dinero y los juguetes escaseaban y la evasión de la penuria y el aburrimiento la proporcionaban los tebeos, los cuentos y luego ya adolescente, las novelas.

Las bibliotecas públicas arrancaban pero resultaba laborioso el largo paseo hasta sus umbrales, buscar entre libros adquiridos por frío criterio ministerial y superar para el préstamo los filtros propios de una frontera (acreditación, sellado, visado de tenencia de libro por diez días con penalización del retraso en devolver, etc).

Fue entonces cuando descubrí el paraíso perdido… que sería paraíso recobrado… Sigue leyendo Soy culpable de comprar libros de segunda mano

Entrevista a un superhéroe en paro

Es un tipo curioso, literalmente. Estudió Bachillerato Artístico, luego Filosofía en la universidad, joyería, realidad virtual y realidad aumentada, teatro… Su vida laboral es igual de absurda e inestable: Ha trabajado como tele-operador, recibiendo llamadas de un montón de gente descontenta con su servicio de gas, como monitor, como promotor de variopintos artículos, como actor cómico para despedidas de solteras y también ha llegado a ejercer como mago durante muchos años. Después de tanta travesía vital, ha decidido centrarse en algo que le permita malvivir, como pueda, de las ocurrencias que le da por escribir.

img-20161028-wa0016Manuel Lara Herbón acaba de presentar en Barcelona su ópera prima, una novela difícilmente clasificable que se debate entre el esperpento y la ironía, Crónicas de un superhéroe en paro. El autor es afable, con una vis cómica que ha sabido explotar en ocasiones, y que se agradece, brindándose a contestar a una ristra de preguntas que le dispara un entrevistador al que le puede la curiosidad sobre este escritor y su peculiar novela.

P: ¿Cuando empezó a escribir, y por qué ha decidido comenzar este oficio?

R: Siempre he escrito por placer, pero de forma más o menos profesional podría decirse que hará unos dos o tres años. Fue repentino, eso sí. Toda la vida he querido escribir libros, y en muchas ocasiones lo he intentado, pero con cierta parsimonia. Cada uno es como es y en mi caso, aunque poseo inventiva y facilidad para escribir, me cuesta mucho centrarme. Siempre ando en mil proyectos y desgraciadamente muy pocos acaban finalizándose. Con la escritura tenía una cuenta pendiente, era algo demasiado intenso como para seguir aplazándolo, y hubo un día en que ya no aguanté más: me propuse centrarme y me obligué a sentarme un mínimo de horas diarias ante el ordenador a trabajar en serio. Me alegra ver que el esfuerzo ha dado sus frutos, ha sido una victoria a nivel interior. Este libro, aparte de expresar las inquietudes que llevaba tiempo con ganas de gritar al mundo, representa a nivel simbólico una evolución personal.

P: ¿ Hay verdaderos superhéroes en paro, o es simplemente una ironía de la vida?

R: ¡Claro que los hay! Quizás sea a causa de la ironía de la vida, sí, pero todos conocemos a alguien perfectamente apto para todo que sin embargo lo está pasando mal. Existen personas muy capaces, y parece que no sean valoradas como merecen. Ahora parece que la crisis haya pasado de moda, pero hasta hace poco ¿Cuantos jóvenes han tenido que irse del país para encontrar trabajo? Que los mejores científicos e investigadores emigren porque aquí no interesan los avances es preocupante. Que a los artistas de verdad, no esos que se jactan de serlo por decirlo en sus redes sociales, si no los que realmente trabajan innovando en la expresión y  comunicación con la parte más trascendental del ser humano, no puedan vivir de su arte y encima carguen con un estigma social de menosprecio a su trabajo, es muy duro. Que todos aquellos que realmente se sacrifican por ayudar a los necesitados, y por supuesto no hablo de los sectarios del “postureo buenista”, cada vez tengan menos recursos para socorrer a los necesitados mientras ven como los que se aprovechan del sistema cada vez lo tienen más fácil… desanima. Nos han cerrado la mente de tal forma que parece que no creamos en los superhéroes aunque los tengamos frente nuestras narices. Todo aquello que no encaja dentro de un perfil preestablecido o que parece demasiado bueno… nos causa pavor.

img-20161028-wa0018P: Háblenos de la novela, ¿es todo humor, o encierra algo mas?

R: El humor siempre encierra algo más. Pesé a no estar muy bien considerado socialmente por no ser “serio”, pocas cosas hay más serias que el humor. El humor muestra cómo somos realmente, nos dice qué cosas nos resultan risibles y qué cosas no, en función de la propia personalidad de cada uno. Quizás sea una de las mejores herramientas para conocer a alguien realmente, pero sin embargo es muy raro que una comedia llegue a los Óscar o que cualquier historia humorística sea respetada. Me resulta curioso, ya que una de las obras más relevantes de la literatura es el Quijote, que no deja de ser una gran comedia. En el caso de mi novela, si leemos entre líneas, vemos que reímos por no llorar. En la historia se muestra la realidad vista a través de los ojos de un espectador  de otro mundo. Es curioso ver como su universo rematadamente extraño resulta más lógico que éste. Aún exagerando y sacando de quicio muchas cosas para evidenciar su ridiculez, tiempo después de acabar la novela encontré situaciones de la vida real que superaban con creces, en cuanto a surrealismo se refiere, muchos aspectos que surgen dentro de la trama. Profeticé sin quererlo algún que otro hecho, y me vi superado por otros que darían para otra novela. La realidad supera a la ficción, eso desde luego…

Escribir es un trabajo constante, solitario y lento, y solo tiene sentido si realmente significa algo para ti, si tienes algo que contar.

P: ¿Cómo está sintiendo a la gente que ha leído la novela?, ¿qué espera de los lectores?

R: La verdad es que he mantenido en secreto mi pasión por la escritura ante mis amigos y familiares hasta el día de la presentación del libro, por lo que aún no se qué reacciones tendrán cuando lo lean. Sí que es cierto que por el momento me han sorprendido gratamente, y he visto como han aparecido lectores donde no los esperaba, diciéndome que el libro les está enganchando y animando a leer, cosa que ya es muy importante.

hdr

P: Piensa vivir de los libros, o es un trabajo más en su polifacética vida?

R: El oficio de la escritura es perfecto para alguien como yo: por una parte, me ayuda a centrarme lo suficiente como para conseguir pulir aquello que quiero comunicar a la vez que me permite ir variando temáticas, situaciones, lugares,… Me gusta mucho hablar, aprender e inventar historias, y la escritura me permite todo ello. Es un aprendizaje constante. Me gusta documentarme sobre aquello que escribo, y hablar con la gente, intercambiar ideas. Aunque los libros sean escritos por un solo autor, en ellos hablan muchas más voces, fruto de su creatividad, por supuesto, pero alimentada de todas las experiencias previas del autor, cosa que da vida a las historias. Ojalá pudiera vivir de los libros, dudo que exista un trabajo en el que me pudiera sentir más a gusto.

img-20161028-wa0011P: Háblenos de sus lecturas, ¿tiene algún escritor fetiche?

R: La verdad es que no soy el típico escritor enamorado de las lecturas. Me gusta leer, y suelo hacerlo, pero no tanto como me gustaría, no soy precisamente un intelectual en ese sentido. Mi eclecticismo hace que siempre zumbe de un autor a otro y vaya variando temáticas, por lo que, al menos de momento, no tengo ningún escritor fetiche. Hace poco leí La conjura de los necios y me pareció brillante. Pero claro, también me parece brillante El Elogio de la locura, así como relatos de Lovecraft, viejos cómics de Mortadelo y Filemón, extraños libros antropológicos, libros de autores desconocidos, manuales de aprendizaje de temática variada,…

P: ¿Tiene entre manos algún otro proyecto literario?

R: ¡Muchos! He logrado acotar varios, y entre ellos hay dos que pugnan por salir primero. Estoy trabajando para ver cuál de los dos vence, pero prefiero no adelantar más por el momento.

P: ¿Cómo es que ha mantenido en secreto su vida como escritor?

R: Por respeto a la escritura. Los que me conocen saben lo mucho que disfruto narrando, ya sea a nivel oral, con una cámara, escribiendo,… Pero siempre he querido dar un paso más allá. Muchos quieren escribir un libro como algo anecdótico pero muy pocos se lo han planteado seriamente. Escribir es un trabajo constante, solitario y lento, y solo tiene sentido si realmente significa algo para ti, si tienes algo que contar. Nunca me han gustado aquellos que usan el arte como barniz a su personalidad, por lo que he preferido siempre trabajar en silencio y sin interrupciones para poder centrarme en lo que realmente quiero hacer. Sin opiniones banales que empañen lo que hago, una especie de ora et labora de los antiguos monjes. Cabe destacar que me alegra ver como mucha gente me está dando ánimos tras ver el resultado de mi trabajo.

Puedes comprar la novela en tu librería habitual o en:

https://editorialamarante.es/libros/novela/cronicas-de-un-superheroe-en-paro

La ciencia demuestra que los lectores viven más que quienes no leen

archivo_000-1Leo la reciente noticia de que el estudio realizado por el Departamento de Salud Pública de la Universidad de Yale (EEUU) avala la conclusión de que los buenos lectores viven más. Aunque no se trata de un estudio científico con espectro casi universal, con alta tecnología, ni multidisciplinar, lo cierto es que constituye un análisis riguroso por una institución de prestigio, con método científico y base estadística.

En particular concluye que aquellos que pasaban al menos media hora al día leyendo libros (no periódicos ni revistas) vivían dos años más que el promedio de la población. Veamos de donde nace la conclusión y las posibles explicaciones del fenómeno. Sigue leyendo La ciencia demuestra que los lectores viven más que quienes no leen

El reverdecer de los libros ilustrados

 

miguel strogoffPodrá sustituirse la obra en papel por el formato electrónico. Podrá sustituirse la novela leída por el formato relato en audio. Pero lo que subsistirá es la belleza de la obra literaria ilustrada. No del libro didáctico o académico, con fotos o dibujos. Se trata de las novelas que van acompañadas de bellas ilustraciones que ayudan al lector a visualizar la trama, a ubicar correctamente el rasgo del personaje o la escena crucial.

El salto de la infancia a la adolescencia supuso el tránsito del tebeo al libro ilustrado, y no puedo olvidar la lectura de una vieja edición fascinante de Las Mil y una noches que iba acompañada de ilustraciones de genios, derviches, emires y caballos. Ni el Quijote que aguardaba en la biblioteca paterna y cuyas ilustraciones me mostraban un pintoresco Quijano y un panzudo Sancho en situaciones insólitas.

Tampoco puedo cambiar la imagen de mi héroe infantil, Guillermo Brown, con su gorra de gamberro y traje escolar ( niño británico rebelde creado por Richmal Crompton).

O aquellos libros bautizados como Joyas Literarias Juveniles que adaptaban clásicos de la literatura al formato de historieta, a veces acompañados de letra mas espesa y que tuvieron la fortuna de acercarnos o seducirnos con La Isla del Tesoro (Robert Louis Stevenson), Tartarín de Tarascón (Alfhonse Daudet) o Tom Sawyer (Mark Twain), entre dos centenares largos de clásicos imperecederos, a todos los que sobrevivimos a la EGB.

Por eso, me resultó muy grato leer en una entrevista a Javier Sáez, premio nacional de Ilustracion, 2016, reivindicar su labor con verdades como puños:

El libro ilustrado se asocia mucho al papel mientras que un texto como tal lo puedes leer en cualquier soporte. La fuerza que ha tomado el libro ilustrado estos años es que parece que es un objeto bello, que lo lees con otra relación con el libro. Ahora muchas editoriales están publicando clásicos pero con ilustraciones. Es darle un valor extra. El formato libro de bolsillo sencillo parece que no tiene lugar cuando hay un electrónico mas barato y fácil de leer, pero el libro ilustrado es una especie de atalaya y baluarte para defender la lectura”.

 

Y es cierto, porque muchos libros resultan atractivos, como las personas del sexo contrario, por la primera impresión visual. Luego podrán aburrirnos o ser horribles, como las personas del sexo contrario, pero lo cierto es que ese gancho de una buena imagen de portada es la carta de presentación de la obra. Especialmente cautivadores son las imágenes en los textos escritos para incentivar la lectura de los niños, pues corren tiempos en que lo visual domina y nada mejor que una ilustración de una escena trepidante para seducir al joven lector.

IMG_2534Una imagen no sustituye al texto sino que le ayuda. Ayuda al escritor a mostrar su mensaje o visión y ayuda al lector a seguirlo, además de propiciar la misma visualización para todos los lectores.

De ahí el valor de esa portada, como el valor de las ilustraciones interiores que, en un hojeo rápido del libro en la librería o en la biblioteca, puede seducirnos o apartarnos. Y es que, una buena historia leída se construye en nuestro cerebro mediante la imaginación e impacto en nuestro fondo de experiencias, que nos llevan a completar o perfilar el lenguaje del escritor, pero no está de más la fuerza de atracción de una imagen que, como el dicho clásico, a veces vale mas que mil palabras.

Los funcionarios al desnudo

Editorial Amarante - Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Leyenda y realidad de una tribu universal)Acaba de publicarse el ensayo Los diez pecados capitales de los empleados públicos, del que son autores José Ramón Chaves, magistrado y Juan Manuel del Valle Pascual, abogado, y es una ocasión de oro para que cualquiera pueda asomarse al mundo burocrático, mundo que tiene muchos secretos para quienes están fuera de él y acaso no tengan la mejor de las opiniones, por lo que eso de los “pecados”, visto desde fuera tenga una especie de morbo particular que les suscitará cierto interés.


Aprovecho para realizar la siguiente entrevista unas horas antes de la presentación de su obra en el RIDEA – Real Instituto de Estudios Asturianos de Oviedo, y este domingo en la Caseta de la Librería Gaztambide en la Feria del Libro de Madrid.

¿Qué une a un abogado y un juez para ponerse a hablar de empleados públicos en vez de otras cuestiones jurídicas tal vez serias?
JR Chaves: Para hablar de cuestiones jurídicas serias están los tratados y los manuales y los profesores de universidad, que, créanme, además de serias, desde la visión exterior, lo que se puede decir de alguna de ellas es que son aburridas. Hemos sido ambiciosos para tratar lo más serio de una forma divertida, pues como decía Chesterton divertido es lo contrario de aburrido de aburrido, no de serio. Además de la sonrisa a vuelta de página al lector le espera tropezarse con la humanidad de unos personajes y unas situaciones que se mueven en esa inmensa pecera que es la administración.

Por eso, para hablar de los empleados públicos y su mundo, hacían falta dos voces que hubiesen nacido de la experiencia y bien armonizadas. Y es que Juan Manuel y yo compartimos muchos trienios de servicio a la administración, donde hemos sido testigos privilegiados, e incluso víctimas, de lo que sienten, disfrutan o padecen los funcionarios, como de las percepciones de los ciudadanos. Si además unimos la amistad, sintonía y gusto por las letras que nos une, podría pronosticarse que el plato final sería nutritivo y entretenido.

JM del Valle: En efecto, quien no conozca los sueños y pesares de los funcionarios va a encontrase con que donde hay pecados también hay virtudes –todos tenemos un poco de cada cosa-, y en todo caso un mundo lleno de unas vitalidades con las que es fácil que encuentren conexiones. Hemos preferido no utilizar la expresión funcionarios en el título del libro como un signo de complicidad, para reducir distancias, porque el lector se va a sentir más cómplice de los empleados que de los funcionarios, porque todo el mundo comprende mejor el empleo que la función, y explicamos las diferencias. Y lo hemos visto y contado desde dentro y desde fuera, como si fueran figuras en 3D, esto es con fondo y recovecos, palacios y covachuelas, con penas y alegrías, miserias y grandezas, porque, al cabo, se les llame como se les llame tienen más en común con el lector de lo que es de imaginar, son humanos, y hay que decírselo a la gente para que lo comprenda. Aquí damos la visión de un juez y un funcionario, de dos profesionales del derecho que somos o hemos sido empleados públicos, porque al público hemos empleado mucho tiempo de nuestra vida, ya que no sólo hemos atendido a nuestros jefes, o a la institución de la éramos o somos funcionarios, sino al público, que está más presente de lo que nadie puede pensarse de quien prefiere seguir su vocación de trabajar por los demás, antes de hacerlo sólo para sí mismo, ya que el empleo privado siempre ha estado más reconocido, mejor pagado, pero tal vez menos recompensado humanamente.

Editorial Amarante - Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Leyenda y realidad de una tribu universal). Foto: La Nueva España
Editorial Amarante – Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Leyenda y realidad de una tribu universal). Foto: La Nueva España

¿No están los funcionarios ya bastante criticados como para tildarles, además, de pecadores?
JR Chaves: Somos los primeros defensores de los funcionarios públicos y, en cuanto lean el libro, lo verán. Por ello, precisamente, han de tomar conocimiento de la existencia de leyendas negras sobre su pereza, su intransigencia o ambición, de lo que nos interesa mostrar su realidad y su mito, separando el polvo de la paja, para ir de la leyenda a la ley, que tanto hay oro de ley entre los empleados públicos, como baratijas. Lo curioso, pero injusto, es que se difunda mas lo poco malo que lo mucho bueno, así que nos esforzamos en combatir esta percepción distorsionada.

JM del Valle: Bueno, visión cruel de los funcionarios que no solo parte de la ciudadanía posee sino que aviva la literatura más reconocida. No deja de ser curioso que lo más negativamente escrito de los funcionarios de deba a los autores del siglo XIX, o sea, de hace casi dos siglos, como si fuera perfectamente actual, cuando no lo es. La cosa ha cambiado mucho y tiene que cambiar aún más.

Nadie piensa en un empleado público cuando un médico le salva de la muerte, un enfermero le atiende en un hospital, un bombero le salva de una riada o se juega la vida en un incendio, o un profesor le saca de la ignorancia, le ayuda a desarrollar su vocación. No es ésta la idea que se tiene de un empleado público, sino que solemos quedarnos con la de quien le atiende en la Agencia Tributaria para pagar impuestos, en el Servicio de Empleo sin que le den trabajo, lo que es ingrato. La sanidad, la educación, las carreteras y un sinfín de servicios públicos son prestados discretamente por empleados públicos, es decir profesionales imparciales.

Sus despachos gestionan lo que vemos en la calle. Muchos se quejan culpando al mensajero o empleado público en vez de al mal legislador. Tampoco se tiene en cuenta que tras la gestión del funcionario está la decisión de la autoridad, que a veces no ayuda sino que estorba; tampoco se tiene en cuenta si para hacerlo se cuenta con la financiación suficiente.

Hay algún empleado público corrupto, es verdad, pero hay muchos más que luchan silenciosamente y jugándose el tipo con la corrupción de los que deciden todo eso y más, decidiendo si un terreno debe calificarse de rústico o urbanizable –con el dineral que ello conlleva y ningún funcionario malversa- sin tener, o atender, la información precisa para decidirlo.

Editorial Amarante - Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Leyenda y realidad de una tribu universal)
JM del Valle y JR Chaves

¿Quiénes son los destinatarios de esta obra?
JR Chaves: Si tenemos en cuenta que todos los ciudadanos estamos condenados a relacionarnos con empleados públicos a lo largo de la vida, bien está que todos sepamos a lo que nos enfrentamos.

JM del Valle: Los primeros, los ciudadanos, que van a tener que verse de frente con los empleados públicos, es decir, es un poco vacuna; pero también los propios empleados públicos, que van a tener que verse de frente con los ciudadanos… y con sus jefes, y con la opinión pública, es decir, los reporteros del Gran Wyoming, los miembros del partido de la oposición, los maledicentes vocacionales, los que se quejan justamente… Con todos, en suma. Se llega a funcionario porque se gana una oposición, porque se aprende un temario, se hacen bien unos ejercicios. Pero la vida es más compleja, y se aprende viviéndola. Muchas cosas de las que se cuentan en nuestro libro ni se imaginan cuando se estrena uno como empleado público, y las administraciones no se ocupan de que sus empleados públicos las aprendan. Y a nosotros se nos ha ocurrido contarlo, después de llevar muchos trienios sobreviviendo en esa selva de desinformación, para que la gente se defienda con nuestra experiencia.

¿Cuál creen que es el peor pecado de los empleados públicos?
JR Chaves: ¡La paciencia! Porque tienen que aguantar mucho político torpe y algunos ciudadanos arrogantes.

También suele decirse que la pereza pero pienso que el pecado que hemos añadido a los clásicos, y bautizado como “oportunismo”. Ellos entran en lo que se llama la carrera administrativa y desde la toma de posesión, piensan en cobrar mejor, mandar más, promocionarse… En fin, legítimas aspiraciones pero en un entorno donde entra en juego la variable de la política y el sector en que se aterriza. No es igual la promoción del técnico del Técnico de Señales Marítimas (antiguos Torreros de Faros) que la de administrativos del Ayuntamiento de Madrid. Esa lucha por la promoción administrativa recuerde al juego del Monopoly aunque alguien hace trampas, tanto de políticos maliciosos como de jugadores avispados.

JM del Valle: Pues sí, la paciencia tal vez, la que les hace aguantar todo lo que les echen sin hacer lo posible por cambiarlo, por cambiar a los superiores, a los compañeros y a los subordinados. Hay que ser paciente para comprender e impaciente para molestarse en hacer más allá de lo que es exigible por cambiarlo. Paciente para oír y escuchar, pero impaciente para mejorar y exigir que se mejoren las cosas. Hay que tener orgullo frente a los orgullosos, y paciente para conseguir que dejen de serlo sin serlo uno mismo, pero aguantando el chaparrón cuando llueve, para achicar después el agua sobrante.

La pereza es la más criticada, y existe en las administraciones y en más sitios. Pero, la verdad, si un empleado abusa de ella es porque su jefe no le corrige; de igual manera que no premia al que trabaja de más, al que desincentiva la desidia del anterior. Con lo que los estándares de trabajo pierden grados por ese estado de la cuestión. A buen rey, mejor subordinado.

¿Cuáles son los antídotos o recetas frente a esos pecados de los empleados públicos?
JR Chaves: Creo que no valen los códigos éticos ni las buenas palabras. El mejor estímulo para un funcionario es sentirse valorado por la sociedad y por la autoridad que le marca el ritmo. Si no te valora ni el jefe ni el cliente, viene el desencanto y la pasividad.Editorial Amarante - Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Leyenda y realidad de una tribu universal)

JM del Valle: Hay que rebelarse contra la injusticia, la estulticia. Sin perder las formas, pero atendiendo a lo material, a lo trascendente. Todos debemos esforzarnos en comprender el sistema público. Tanto los superiores, como los ciudadanos deben entender que no es fácil encontrar soluciones a tantos problemas de todos; que los panes y peces presupuestarios no se multiplican, que es difícil la cuadratura del círculo de contentar a todos. Como funcionarios hemos de aceptar las dificultades del sistema, que no olvidemos tiene raíz democrática, y esforzarnos en salvar las dificultades de lo cotidiano, las rutinas, las formas, como también debe el público comprenda las limitaciones del servicio.

¿Su obra que referentes tiene?

JR Chaves: Confesamos que nos inspiramos en la legendaria obra de Fernando Diáz-Plaja, Los siete pecados capitales de los españoles, célebre ensayo que dice verdades en clave de humor y con grandes dosis de autocrítica. Eso sí, nos pasamos con los pecados la añadirle tres, la frivolidad, la intransigencia y el oportunismo. A veces nos quedamos cortos con los destinatarios al limitar tal visión a los empleados públicos.

JM del Valle: Ha sido un punto de partida, no demasiado más, la verdad, pero a veces resultará curioso ver que a los empleados públicos varios de ellos les son ajenos; y que los que sí son propios tienen sus razones y también sus sinrazones. Y, sobre todo, que frente a estos pecados hay no menos virtudes, y muchos esfuerzos para que éstas compensen a aquéllos.

¿Hay mucha literatura de funcionarios?
JR Chaves: En el siglo XIX de la mano de Baroja, Pérez Galdós o Larra, se mostraba el mundo sombrío de las oficinas públicas y las penurias de los cesantes. En el siglo XX no faltan plumas que se mueven en la crítica cómoda y la pincelada costumbrista como Paco Umbral o Cela. Y si pasamos al ensayo con salto espacial nos encontramos con las Leyes de Peter que se refieren al funcionamiento burocrático y las reglas de competencia e incompetencia.

Editorial Amarante - Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Leyenda y realidad de una tribu universal)
JM del Valle, JR Chaves y Ana Caro

JM del Valle: Pues hay más literatura que realidad, más antigüedad que actualidad. Es como las noticias, que las cabeceras de los periódicos se ensañan más con lo malo que con lo bueno. Esos autores, o son de otro tiempo, o de otros mundos. La paciencia de la que ha hablado mi compañero de tareas ha hecho que se acepte lo que se dice antes que rebelarse frente a lo que no es cierto. Hay que poner las cosas en su sitio, reconocer los errores del colectivo, pero también contando todo lo bueno que se les ha escapado a tan brillantes autores, que debieron tener muy malas experiencias, pobres, sin que hubiera otros –y aquí se cita a no pocos- que tuvieron y tienen cada día otras experiencias bien positivas que hablan mucho a favor del colectivo, por cierto que sin citar ejemplos. Acaso porque estos son menos llamativos para la literatura, para el periodismo. Lo cotidiano no tiene titulares de prensa, novelas, tratados, pero están ahí. Los empleados públicos no tienen -bueno, no tenían- quien les escriba… bien, claro, como el coronel de García Márquez. Y nosotros lo hacemos un poco. Pero como no es cuestión de empatar el partido con una remontada de goles –tipo España/Malta- pues nosotros hacemos algo para poner las cosas más cerca de su sitio, que también hay mucho que corregir.

¿Por qué creen que la mayoría de los ciudadanos critica a los funcionarios pero querrían serlo ellos o para sus hijos?
JR Chaves: Esa es una paradoja curiosa muy española. Se critica lo que se envidia. Y ciertamente se envidia la estabilidad y seguridad del trabajo del funcionario, aunque no sus retribuciones.

JM del Valle: Pero las cosas están cambiando, porque ellos están empezando a querer ser emprendedores, según las últimas encuestas. Debe ser porque se ha extendido la idea de que es estabilidad en la proletarización la de los empleados públicos, en cobrar poco y trabajar más de lo que se retribuye. Más en serio, los padres queremos seguridad para nuestros hijos, porque también la quisimos para nosotros. Y algunos lo queremos también porque tuvimos vocación para ello y todavía la seguimos teniendo. Es que también da gusto trabajar a favor de los demás. Es como una religión de andar por casa, y por ello bautizamos en ella a nuestros hijos. Que apostaten ellos si quieren.

¿Tiene derecho a quejarse y equivocarse el funcionario que cobra modestamente?
JR Chaves: Curiosamente los funcionarios no se quejan sino que aguantan porque se sienten profesionales y muy espartanos. Aguantan cambio de leyes, cambio de jefes, aceptan autoridades políticas que no saben gobernar, soportan medios escasos… Y sin embargo ahí están día a día como la cara visible frente al ciudadano.

JM del Valle: Poco se quejan, o nos quejamos, para lo que se debiera. Lo que pasa es que no le damos tres cuartos al pregonero, y nos quejamos entre nosotros, para ver si cambia la cosa. Y por una especie de pudor, que es aprecio a nuestro ministerio, o ayuntamiento, a la función pública, vaya, no lo cantamos en la plaza pública. Algo de masoquismo hay en eso de ser funcionario público, si me permites la broma. Y si se me permite la generalización, el español es de mucho quejarse.

¿Qué pretende su obra?
JR Chaves: Provocar una sonrisa al lector y aclararle las leyendas negras sobre los funcionarios. Va de reflexión hacia la anécdota y con frecuentes guiños al lector, con una estructura cómoda para leer, incluso al estilo de la rayuela, saltando de un apartado a otro.

JM del Valle: Cuando era más joven había un anuncio, el de la Quina Santa Catalina, de la que se decía: Es medicina y es golosina. Pues esto es lo que pretende esta obra en una primera intención, enseñar animosamente a que se cambien, a que se mejoren las cosas, que es nuestra segunda intención. Por eso esto último es lo que aportamos para rebelarnos en alguna medida contra el sistema, para no ser pacientes con lo que no nos gusta. A la vez que queremos informar al ciudadano que no es empleado público la otra cara de la moneda; y a quien ya es empleado público, o quiere serlo, de qué percal está hecha la vestimenta del empleado público… y su ropa interior. La broma es el arma más letal para atacar a los malvados sin que se enteren hasta que sea demasiado tarde. Y para que los menos alertados lo pillen pronto.

Esté donde esté el lector, le va a resultar útil, pues tiene aquí muchas claves para saber dónde está el bien y dónde el mal, para que nadie le dé gato por liebre. Y si sirve para unas cuantas sonrisas ya habremos empezado una pequeña revolución silenciosa. Hay que ser un poco rebelde, y no hay mejor manera de debilitar a la maldad que presentando su cara más ridícula.

Editorial Amarante - José Ramón Chaves y Juan Manuel del Valle - Los diez pecados capitales de los empleados públicos (Leyenda y realidad de una tribu universal)
Más información

Reseñas

Cargar las baterías leyendo

lecturas

Corren tiempos en que la información nos llega por portátiles, móviles y todo tipo de artilugios, y nos hemos acostumbrado, igual que nuestros antepasados se emplearon en cazar para alimentarse, a reponer periódicamente las baterías de nuestros cachivaches.

Un ritual más en nuestra saturada agenda del que no somos capaces de huir y que nos hace olvidar que hay otras fuentes de recarga de baterías que no consumen electricidad y plenamente accesibles. Sigue leyendo Cargar las baterías leyendo

Arancha Comes recaló en Madrid

La escritora valenciana Arancha Comes continúa con fuerza la promoción de su novela Crónicas de un ser como… Este miércoles 27 recaló en Madrid y se acercó a Espacio Amarante para presentar esta novela corta que sorprende tanto por su agilidad narrativa como por la intensidad que desprenden sus páginas. Y sorprende más aún si tenemos en cuenta que antes de esta ya había escrito otras dos novelas, aún inéditas, de 500 y 300 páginas respectivamente. Desde luego no está nada mal para una autora de 23 años.
Más conocida, hasta ahora, por su canal de Youtube Quejica of the Galaxy, Sigue leyendo Arancha Comes recaló en Madrid