Me acuso: soy un converso feliz al libro digital

libro electronicoSiempre he leído como una bestia: atrapando, devorando y rumiando todos los libros que caían en mis manos desde que tuve “uso de leer”, o sea, pasé de la etapa del tebeo a la novelita y del “ojeo” al “hojeo” de libros en la biblioteca pública.

En aquellos juveniles tiempos, mientras me surtía semanalmente de varios libros de préstamo iba formando mi propio tesoro con adquisiciones en librerías de viejo.

Luego fui abandonando las visitas a la biblioteca y conforme aumentaba mi poder adquisitivo también aumentaban mis adquisiciones. Mas libros y más estanterías para alojarlos. Novelas, poesía, teatro. Todo caía bajo la “ley de la gravedad” de aprender, asombrarse y disfrutar. Bastaba con tener tiempo, asomarse a un libro y experimentar la magia de convertir letras en ronroneos de placentera lectura.

Tardes absorto en lectura, noches embarcado en pasar páginas y avivar el fuego imaginativo. En paralelo los estudios universitarios me prepararon para explorar los libros de ensayo, primero los recomendados y luego según mi propio capricho.

Ignoraba que el futuro me depararía grandes sorpresas. Sigue leyendo Me acuso: soy un converso feliz al libro digital