Categoría: Dibujo e Ilustración

Arte Autores Dibujo e Ilustración En recuerdo Ensayo y Biografía Exposiciones Laura Martínez Gimeno Literatura Magazine Mujeres extraordinarias Opinión Pintura Poesía Redactores

El Paradigma de Elizabeth Siddal (III)

Elizabeth Siddal fue la primera y única mujer artista en exhibir sus obras pictóricas junto a la Hermandad Prerrafaelita en el año 1857.
Además, la crítica feminista actual ha rescatado y analizado la obra poética de la autora en su integridad, reconociéndola como una de las voces subversivas más trascendentes y sobresalientes de su época.

Arte Cine Dibujo e Ilustración Exposiciones Fotografía Laura Martínez Gimeno Literatura Magazine Moda Mujeres extraordinarias Opinión Pintura Poesía Redactores Series

Elizabeth Siddal, la artista que marcó un movimiento (I)

La vida y obra de la pintora y poetisa Elizabeth Siddal (1829-1862) la inmortalizaron como uno de los más enigmáticos símbolos de todo un movimiento artístico. Con tan solo veinte años y descubierta por Walter Deverell (1827-1854) mientras trabajaba en una sombrerería como modista, Elizabeth Siddal estaba destinada a convertirse en una de las primeras modelos “góticas” y musa de la insurgente Hermandad Prerrafaelita, conmocionando a la sociedad y críticos de la época y transformando los pilares de la historia del arte.

Un viaje en el tiempo, una aventura sin igual de la mano de uno de los máximos exponentes en pintura del siglo XVIII, Francisco José de Goya y Lucientes. Isamar Cabeza
Aitana Monzón - Dormir à la belle étoile - Acalanda
Arte Autores Crónicas Dibujo e Ilustración Educación Laura Martínez Gimeno Libros Literatura Magazine Mujeres extraordinarias Narrativa Pintura Redactores Ser escritor Ser lector

La importante lección que la autora Marta Sanz me enseñó en mi primer día de universidad

¿Cuál es el origen de nuestras pasiones? De las pasiones de las mujeres. Marta Sanz resuelve este interrogante de la mano de los cuadros de Rembrandt y sus zonas de luz y sombra, pues ¿no es eso lo que somos?, ¿no somos en nuestra rasgada perfección un entramado de delirios dionisíacos e ilusiones apolíneas?