Minnesota-Estocolmo. Por fin, B. Dylan

Cuando saltó la noticia al planeta entero, y a la velocidad de la luz (literalmente) se expandió; muchos, entre pregunta y exclamación y con algo de arrugamiento de rostro, dijeron: ¡¿El Nobel de Literatura a Dylan?! Un silencio, o acaso una respuesta rápida de un vecino de asiento de metro o de contertulio, o de […]