Naturaleza y letras, una eterna historia de amor

La dinámica social nos arrastra, nos controla, impidiéndonos pensar libremente y actuar según nuestra voluntad. Somos como simples barcos de papel arrastrados por la corriente de un caudaloso río inmisericorde, al que no le importa nuestro destino.