Agenda Cultural

Finalizó la Feria del Libro de Madrid

Recién clausurada la 74ª edición de la Feria del Libro de Madrid, cuyo cartel, creado por Fernando Vicente, supuso un flechazo para todos, vemos cómo la mayoría de medios de comunicación focalizan en el aumento de ventas y visitantes. Un aumento nada desdeñable del 6 % con respecto a la edición de 2014 da, desde la prudencia, motivos para el optimismo. Si bien no hay que olvidar que la Feria es mucho más que un termómetro del mundo editorial. Es y será esa fecha marcada en el calendario por infinidad de lectores que esperan la oportunidad de poder acercarse al Parque del Retiro y ver a sus escritores favoritos, hablar con ellos (aunque sólo sea un instante), llevarse un ejemplar dedicado y, si se tercia, hacerse una foto (o selfie, que parece ser el último anglicismo que nos han incrustado en el lóbulo frontal).

Ana Francés durante la firma de ejemplares de su novela “El coronel de los martes” en la FLM 2015

Y no son pocos los autores de Editorial Amarante que han pasado por la Feria y han podido compartir esa experiencia con sus lectores. Ana Francés fue la primera en firmar, en la tarde del 29 de mayo, día en que se inauguró la Feria, y la acogida de su primera novela, El coronel de los martes, fue espectacular, al igual que lo fuera su presentación apenas tres semanas antes; le siguieron a lo largo de las dos semanas siguientes Fernando Huertas y su La lealtad de los reptiles, Francisco F. Micol con su recientemente publicada La sombra de las sabinas, M. Delbal, que sigue recibiendo elogios por su Muerte en el Ministerio, Eduardo Soler y su poemario En el ecuador de Guinea, Javier Torras de Ugarte con su última novela La memoria del tiempo,

Javier Torras de Ugarte con un lector

Javier Torras de Ugarte con un lector y su novela “La memoria del tiempo

Francisco Martín y su Rizos de oscuridad, Silvia Sánchez Rog con su libro de relatos El señor de Cuenca que apretó un botón y desapareció, Mónica Muñoz con una de las últimas novelas negras publicadas por Amarante, El perdón del inocente, y Antonio Blázquez y su La ciudad negra. Todos ellos invitados a la caseta 314, de Librería Gaztambide.

Quedó pendiente Cristina de Jos’h, quien, tras sufrir un percance pocos días antes de la fecha de su firma, no pudo acudir a la cita y firmar ejemplares de su última novela La historia de Tiziana.
Esos contratiempos, como que te llame una autora (caso de Cristina de Jos’h) y diga que no podrá asistir son siempre un golpe; inevitables según la ley de Murphy y quien no esté preparado que se dedique a otra cosa. Si bien que te llame otra autora a las siete y media de la tarde, cuando la firma empezaba a las siete, y te diga que está con la policía porque la han parado ¡ocho agentes por llevar al perro sin bozal!, eso ya va directo al miocardio del editor más bregado. ¡Y uno preocupado por si acompañará el tiempo! Que acompañó; finalmente acompañó. Y la autora llegó a firmar. Y como bien está lo que bien acaba al final toca reírse de estos incidentes.

Francisco Martín firmando en la Feria del Libro su novela negra

Francisco Martín firmando en la Feria del Libro su novela negra “Rizos de oscuridad

Porque la Feria, como ya hemos dicho, es algo más que las cifras (por cierto, publicadas antes del cierre de la Feria, con lo cual tal vez sería apropiado entrecomillar ese «6 %» de progresión con respecto al año pasado y esas ventas estimadas en torno a «8 millones de euros») y, por supuesto, más de lo que pueda suceder entre bambalinas (retrasos, tormentas, la luz que se va, la luz que vuelve o si una tarde a todo el mundo le da por pagar con billetes de 50 y el librero tiembla por el cambio).

Al final se trata de esos días marcados en rojo en el calendario para que autores y lectores se reencuentren un año más.

Y, por supuesto, en Editorial Amarante confiamos en reencontrarnos con todos vosotros en 2016.

Gracias por comentar