Deportistas de élite y referentes en el deporte femenino hablan en un documental sobre su lucha para ser visibles en una profesión que las sigue ignorando.

Las conocemos, las admiramos y son referentes en el deporte femenino de nuestro país. Amaya Valdemoro, Ona Carbobell, Dori Ruano, Almudena Cid, Paloma del Río, Jennifer Pareja, Lydia Valentín, Bea Fernández, Carmen Martín, Jessica Vall,  Laura Torvisco, Paula Tirini y María A. del Burgo son Hijas de Cynisca Un largometraje documental que narra  la lucha por la igualdad de género en el deporte, en el que se da voz a mujeres  que han conseguido innumerables logros en su carrera.

La afición de Beatriz Carretero por el deporte femenino le llevó a asistir como espectadora a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Al volver, comprobó la escasa repercusión en los medios de las deportistas españolas a pesar de los logros obtenidos y de haber conseguido más medallas que sus compañeros masculinos. No solo ocurrió tras los Juegos de Londres, después vinieron los de  Río de Janeiro y sucedió lo mismo. La idea de hacer un documental sobre el tema llevaba muchos años rondando en su cabeza y se acentuaba cada vez que hablaba con una deportista ya fuera profesional o no, o cada vez que veía o leía una noticia o un artículo en el que se reflejaba esa falta de visibilidad, esa diferencia de trato, esa falta de profesionalización, de repercusión, de recursos, de medios en el deporte femenino, y las desigualdades de todo tipo que siguen existiendo hoy en día.

 

El equipo del documental graba a Lydia Valentín

Como acérrima defensora de los derechos de la mujer, la igualdad, la integración y la diversidad, Beatriz Carretero cree que Hijas de Cynisca es una película necesaria, “de extrema actualidad, que pretende hacer reflexionar y que abarca una temática importante y muy seria de la cual no se ha hablado prácticamente nada ni en el cine ni en la televisión”.

Y es que, como dice parte de la sinopsis del documental: “Lo que ocurre en nuestro deporte no es más que un reflejo de la sociedad en la que vivimos. Poner de manifiesto la situación de discriminación de género y proponer ideas para su erradicación, puede ayudar a cambiar una sociedad anclada en valores que han quedado obsoletos”. Por eso Carretero está convencida de que cualquier avance en la lucha por la igualdad en el deporte podría convertirse en el origen de un cambio global que beneficie a las mujeres de todos los sectores sociales. “La igualdad de género solo se puede conseguir entre todos y con Hijas De Cynisca ponemos nuestro granito de arena para estar más cerca de ella. Tenemos que mover las conciencias de la gente y conseguir un futuro mejor para todos”.

Campaña de crowdfunding

El documental ya está grabado y en fase de montaje. Después vendrá la postproducción de imagen y sonido, composición y grabación de música original, adquisición de material de archivo, grafismo, diseño, distribución, y un largo etcétera, cuenta entusiasmada la directora.  Todos estos procesos, junto a los gastos generados en el rodaje, se están llevando a cabo por la propia Beatriz como productora. Debido al gran esfuerzo económico y humano que supone llevar a cabo un proyecto de estas características, se organizó un crowdfunding que concluyó el pasado mes de abril. Ahora se encuentra inmersa en la búsqueda de patrocinios, producciones asociadas o apoyo institucional. “El primero ha funcionado bien, estoy muy feliz con todas y cada una de las aportaciones realizadas por familiares, amigos y personas que nos han encontrado por redes sociales o a través del boca a boca, pero a pesar de su enorme generosidad, no he llegado a la cantidad de dinero que se necesitaba”.

 

 

 

El deporte femenino en los medios

El tratamiento informativo sobre las mujeres deportistas y sus triunfos, es algo de lo que el periodismo no puede sentirse orgulloso, aunque es cierto que desde hace algún tiempo se ha denunciado esta situación a través de las redes sociales. También desde asociaciones, las propias deportistas, la gente que consume información deportiva, gente en general con valores y respeto hacia la mujer  muestran su indignación ante estos contenidos, asegura Carretero, pero tendría que haber una reacción mayor, por parte de mucha gente. Tendría que haber unos filtros, un código ético, unas normas que regulen estos contenidos, en cuanto a cuotas de aparición en los medios y en cuanto al trato que se le da a esta información. Las mujeres deportistas se merecen un respeto por parte de todos. Y creo que tenemos que perder el miedo a alzar la voz, tanto la gente que está dentro del mundo del deporte como los que lo vemos como aficionados.

“Creo que en los últimos años y, sobre todo, a raíz de los Juegos Olímpicos de Río se ha puesto de manifiesto que la diferencia en el tratamiento informativo que las deportistas reciben en medios de comunicación con respecto a los hombres es flagrante. Una discriminación que es sólo un reflejo público de lo que estas mujeres viven en su día a día al realizar su actividad profesional. Falta  visibilidad, espacio y tiempo en los medios y cuando existe esa visibilidad la forma en la que son tratadas las deportistas suelen ser contenidos centrados en su vida personal y familiar no en sus logros deportivos, en cómo viste, cómo se maquillan, darle la importancia de sus logros a sus entrenadores, cosificación de la mujer deportista, utilización del cuerpo de las deportistas como espectáculo, como por ejemplo con los famosos rankings de las deportistas más sexys de…, etc. Titulares y fotografías muy machistas que todos hemos podido ver alguna vez y que por desgracia están muy normalizados y contra los que se hace muy poco al respecto”.

La directora también reclama a los medios de comunicación – “importantísimos para educar en valores”- que se hable del deporte femenino no solo cuando haya juegos olímpicos o campeonatos del mundo, porque el resto del tiempo, el deporte femenino no existe para ellos, sigue siendo invisible.

Los tipos de discriminación que se abordan en Hijas de Cynisca pasan por la sexualización del deporte desde la infancia, la diferencia en los sueldos,las  dietas o incentivos económicos,la falta de recursos, de visibilidad en los medios, el menor reconocimiento a pesar de los logros obtenidos, la dificultad para encontrar patrocinios, la ausencia de mujeres en cuerpos técnicos y/o cargos importantes, la excesiva atención sobre la apariencia física de una deportista e incluso utilización de su cuerpo como espectáculo, o el uso sexista del lenguaje. Que un equipo femenino ganador de un campeonato de liga reciba un premio de 1.500 euros a repartir entre sus jugadoras, o reciba un ordenador como compensación, sucede en nuestro deporte. O que se tengan que utilizar equipaciones masculinas porque no hay presupuesto para las femeninas; o que una vez retiradas del deporte de competición no puedan acceder a puestos importantes; tener que firmar cláusulas antiembarazo… Estas son algunas de las discriminaciones contadas en primera persona por las deportistas que aparecen en la película.

Beatriz Carretero pide más profesionalización real en el deporte femenino. Una larga lista de reclamaciones que se podrían resumir en una sola frase: educar desde pequeños en igualdad. Ahora solo falta un empujón para que este documental necesario vea la luz y visibilice una realidad a la que se le ha dado la espalda durante demasiado tiempo.

 

     

    La directora y productora del documental, Beatriz Carretero

     

     

     

     

     

     

     

    Gracias por comentar

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: