Científica especializada en la fauna y flora marina, en el estudio de las aguas dulces y sus ecosistemas, bióloga y limnóloga de vocación.

Rachel Louise Carson nació un 27 de mayo de 1907 en Pensilvania, EEUU. Durante su infancia creció jugando y correteando por la enorme granja de casi 26 hectáreas que su familia disponía a orillas del río Allegheny. En esa libertad y amplitud de espacio la chica desarrolló su don para escribir, asociado siempre a su amor por la naturaleza de la que disfrutaba ampliamente. Dedicaba mucho tiempo a una de sus grandes pasiones, la lectura, convirtiéndose en una lectora empedernida, sobre todo y casi siempre de temas relacionados con la naturaleza.

El talento lo manifestó a temprana edad y si a sus ocho años ya empezó con sus primeros relatos, a los once publicó su primera historia en la revista St. Nicholas Magazine, a ese ritmo no era nada sorprendente que la chica se labrara su puesto propio en el mundo literario con gran éxito, por cierto. Carson estudia biología marina pero también limnología (Biología que se dedica al estudio de los seres vivos de agua dulce, lagos y lagunas). Tras terminar la carrera se dedica a transcribir todos sus conocimientos en obras como Silent Spring (Primavera silenciosa), con lo que consigue sentar un hito tanto en ventas como por su carácter educativo y naturista y tmbién como pieza fundamental para una relevante toma de conciencia a nivel ecológico.

Tras terminar la carrera tiene como prioridad prepararse un doctorado, pero la situación económica de la familia le impide seguir con su propósito y empieza ella a impartir clases para poder ayudar en casa.

Tras la muerte de su padre, en 1935, Carson entra a trabajar como redactora al servicio de la Administración de Pesca y Vida Salvaje, escribiendo sobre temas marinos con gran aceptación por el público y la crítica.

Por razones familiares nuevamente, Carson se muda a Maryland, donde puede observar el devastador efecto de los pesticidas sobre las especies. Es entonces cuando surge su libro Silent Spring. Se encuentra con una ferréa oposición en instituciones oficiales y empresas privadas del sector químico, pero aun así edita y divulga su libro con bastante éxito y aceptación, lo que no quita que sea etiquetada incluso de comunista para desprestigiarla y hacerla desistir de su empeño.

Gracias a su efectiva actividad contra estos productos, no solo consiguió que los pesticidas fueran retirados del ámbito público, sino que en base a este movimiento se creó la Agencia de Protección Ambiental con lo que fue condecorada con la Medalla Presidencial de la Libertad. Estaba, sin ella ser plenamente consciente, dando los primeros pasos al asentamiento de una nueva conciencia. Muy importante fue la consolidación de conciencia medioambiental que en aquella época era bastante inestable y dispersa, pero que a raíz de su libro consolidó y agrupó a todas aquellas personas que también compartían su misma filosofía lo que más tarde se consagraría como movimiento ecologista.

Su muerte a los 56 años viene a cortar de raíz su trabajo.

Su precoz partida le negó la satisfacción de ver como las semillas que un día sembró dieron frutos años más tarde, creando el control del DDT y otros pesticidas, la celebración del Día de la Tierra y las leyes al respecto que no solo se promulgaron en EEUU sino por el resto del mundo. Concienciar sobre la naturaleza como un todo, conllevaba para Carson la repercusión de los pesticidas sobre la salud humana, que por aquellos años aún no era predecible.

Isamar Cabeza

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: