Cuando cabe la vida en el verso de una canción
Cuando la ilusión redime a la realidad
Cuando el único destino es sobrevivir
Cuando no hay fachadas ni miradas que eludir
Cuando asumes aciertos y errores sin objeción

Aunque están desordenados, son versos de una canción de Rosendo que llena de buen ambiente. Con pocas palabras y desde un rock militante y cotidiano da acceso a una sabiduría que, como cualquier sabiduría, te acoge sin ninguna condición. ¡Qué descanso cuando alguien o algo te recibe sin filtros!

Que quepa la vida en el verso de una canción es una experiencia de hondura y ligereza, una comprensión penetrante, como un insight.

La ilusión dinamiza la existencia, te ayuda a no caer en la fatalidad, de eso redime a la realidad, de la fatalidad.

Estar en la supervivencia, en esta canción, es vivir un poco al desnudo, sin la carga que tantas veces son las pretensiones que nos forjamos.  

No huyes de nada, te muestras tal como eres, tal como sientes, sin miedo. No hay impostura. Estás preparado, como Marco Aurelio, para aceptar al otro tal como es.

No haces juicios. Acertar y errar son dos caras de la misma moneda.

Nunca fui a un concierto de Rosendo. Cuando dio su última gira lo intenté, pero llegué tarde. A veces pienso que llego tarde a cosas que me importan tanto, que me recorre un estremecimiento, y será que me resisto a la fatalidad porque algunas de ellas acaban dándose la vuelta. Una amiga me regaló por sorpresa un disco del cantante, un directo en Las Ventas. Lo escucho algunas mañanas mientras voy en movimiento y es toda una propedéutica para empezar la jornada. No conozco toda su discografía ni he indagado todas sus letras. Algunas tienen un alcance ético y educativo de altos vuelos.

Belén Blesa Aledo

Disfruta de la obra de Belén Blesa Aledo

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: