David Flecha - Cuzco
Agenda Cultural Cuaderno de Bitácora David Flecha Editorial Amarante Opinión Redactores Salamanca Books Viajes

Por favor, si me encuentras, devuélveme al agua

He intentado ser ese hombrecito de madera desde que emprendí mi viaje, para dar a conocer ese espíritu de aventura y curiosidad al niño que cada uno llevamos dentro.

Cuaderno de bitácora – Página 11

Desde el aeropuerto de Lima en dirección hacia el Cuzco, tenía la sensación de que volvía a retomar por fin el ritmo de mi viaje, a no volver a hacer de la rutina ni un solo plan diario, a improvisar el día siguiente, a echarme la mochila al hombro para seguir viajando, y hacer de mi experiencia una suma de riquezas muy diferente a las que un día se llevaron de esta tierra.

Quizás porque la forma más fácil de sentirse perdido es quedarse siempre en el mismo sitio, o porque lo único que me quedará el día de mañana será un buen recuerdo y la idea férrea de creer que lo mejor está siempre por llegar, sin olvidar que este instante es el que cuenta.

Camino de Cuzco, -una de las ciudades más significativas al tratarse de la capital histórica por excelencia del Perú-; recordaba con mucho afecto una historia que me enviaron días antes de emprender mi viaje. Formaba parte de un fragmento de un cuento titulado: ‘Remando hacia el mar’. 

Es la historia de un niño que, en su ansia de aventura construye una canoa de juguete tallada a partir de un pedazo de madera. En ella introduce un pequeño indio, hecho también de madera, y le envía hacia un viaje que a él le gustaría hacer, pero que no puede porque es demasiado joven.

El inicio de esta aventura comienza con la canoa posada sobre la nieve en lo alto de una colina, y en cuya base puede leerse: «por favor, si me encuentras, devuélveme al agua, estoy remando hacia el mar».

De esta forma comienza un largo viaje de kilómetros y kilómetros de distancia.

-«Yo me hice remero porque tuve un sueño»-, decía el niño mientras situaba la canoa sobre un banco de nieve de una colina. «El espíritu del sol posará su mirada sobre la nieve, la derretirá y el agua descenderá hasta el río, desde este hasta los Grandes Lagos, y desde allí llegará hasta el Océano Atlántico. Tú irás con el agua y vivirás aventuras que a mí me gustaría vivir, pero no puedo ir contigo porque debo quedarme y ayudar a mi padre…»

He intentado ser ese hombrecito de madera desde que emprendí mi viaje, para dar a conocer ese espíritu de aventura y curiosidad al niño que cada uno llevamos dentro; y esta última etapa hace referencia a gran parte de ese fragmento; especialmente si eres de esas personas capaz de sacar a la luz aquellas ideas que todos tenemos siendo niños, y que según mi opinión son la esencia más sincera de uno mismo.

David Flecha

Si te ha gustado, por favor, compra el libro de fotografías: América fotografiada (América del Sur y Centroamérica).

0 comments on “Por favor, si me encuentras, devuélveme al agua

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: