Déjate leer

Cualquier persona que haya declarado su amor a alguien podrá entender la sensación que tiene un escritor al dejarse leer.

Tiempo de lectura:1 Minutos

Cualquier persona que haya declarado su amor a alguien podrá entender esta sensación: la adrenalina de la incertidumbre, el vértigo frente al deseo. Esta misma experiencia es la que tiene un escritor al dejarse leer.

El escritor se declara ante sus lectores, expone sus ideas con el mismo anhelo que un enamorado. No importa lo que digan las palabras. Lo que verdaderamente esconde detrás es una confesión: quiero que me leas. ¿No os recuerda a algo? ¡Quiéreme! ¡Quiéreme! El amante no tiene elección al estar enamorado: no lo elige. Pero, siendo sinceros, ¿un escritor sí?

Después de esta declaración de amor se suele suceder un silencio inquietante; un silencio cargado de expectativas y miedos. Muchos no lo soportan y por eso no se atreven a intentarlo. Se trata de la deliberación. El emisor ha cumplido su parte y le toca al receptor dar su veredicto. Después de una lectura, el escritor aguarda con la misma expectativa y miedo la respuesta de su lector. ¿Me ha entendido? ¿Le ha gustado? Salvando las distancias: ¿Me quiere?

Audrey Hepburn y George Peppard en »Desayuno con Diamantes».

Rechazo es la palabra que estropea cualquier encuentro, lectura o amor. Nadie quiere ser rechazado. Ni al leer, ni al escribir, ni al amar. Muchos escritores no dejan leer todo lo que han escrito por la misma razón por la que muchos nunca se declaran a nadie: por el rechazo. Y no nos confundamos, el rechazo no se vence sólo una vez. No se vence únicamente en la primera declaración de amor, ni en la primera palabra, ni en la primera persona. Continuamente buscamos esa validación.

Ser leído una vez nunca es suficiente. Reclamamos más atención con el tiempo, con cada esfuerzo que hacemos por compartirnos. Si nosotros nos abrimos, esperamos que nos reciban. Si nos cuesta, esperamos que lo valoren. Pero para ser amado hay que amar antes. Así que, si no escribes, no esperes lectores.

Escribe y déjate leer.

Yo empiezo aquí y ahora.

Beatriz de Silva

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.