Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza
Arte Educación Exposiciones José Antonio Hernández de la Moya Magazine Opinión Pintura Recomendación Redactores Reseñas Talleres

Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza

Una sublime expresión de Arte y Naturaleza.

Afirma la sabiduría que la Naturaleza es el instrumento de Dios y que el arte lo es del hombre. En este sentido se podría colegir que “IBARROLA EN GAROZA” es un íntimo abrazo entre el espíritu de Dios y el del hombre. Agustín Ibarrola, el nombre del hombre que abrazó a Dios al descubrir este entorno paradisíaco, dijo:

Me enamoré de este lugar, de esta luz que cambia tanto a lo largo del día, de la arenisca que cae del granito, del pasado celta de estos montes, de la historia de miles de años que albergan.

Desde un punto de vista artístico “IBARROLA EN GAROZA es una sublime expresión artística de “Arte y Naturaleza”, “Land Art”, Arte Ambiental o “Environmental Art”, concebida y realizada por el artista vasco Agustín Ibarrola. Se sitúa en la dehesa “Garoza de Bracamonte” (Muñogalindo), propiedad de Alfredo Melgar y mecenas de esta obra creativa. Ocupa una extensión de 15 hectáreas, donde podemos hallar más de un centenar de piedras pintadas. Ibarrola transformó este territorio de rocas y encinas en un lugar mágico, lleno de arte y espiritualidad.


Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza
Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza


Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza


Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza


Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza

La obra artística realizada por Agustín Ibarrola se produce en un entorno muy especial. El maestro lo percibió sagrado. En el horizonte se encuentra el imponente Valle Amblés y frente a éste el Castro Celta de Ulaca, uno de los más importantes y extensos de Europa. Con esta obra, Agustín Ibarrola culminó una larga y fructífera trayectoria de intervenciones en la naturaleza: Bosque de Oma (Kortezubi, Bizkaia, 1983-1987), Piedras de Arteaga (Bizkaia, 1989), Bosque de Olmos Secos (Salamanca, 1995-1996), Ecoespacio de O Rexo (Allariz, Orense, 1997-1999), los Cubos de la Memoria en Llanes (Asturias, 2000-2005) e Ibarrola en Garoza (Muñogalindo, 2005-2009).

Ciertamente, la relación arte-naturaleza ha marcado las teorías del arte y las prácticas artísticas a lo largo de la Historia. No obstante, este binomio que combina el arte y la naturaleza ha variado mucho, significando para cada época algo diferente. Así, por ejemplo, en la Grecia antigua el arte imitaba a la naturaleza; durante el Romanticismo se alababa a la naturaleza por su carácter sublime; mientras que en el Impresionismo puso el énfasis en la luz y la temporalidad de la Naturaleza.

El destino decidió conceder al abulense pueblo de Muñogalindo un pincel, para transformar un territorio de rocas y encinas en un lugar mágico, lleno de arte y espiritualidad. Ahora nos corresponde a nosotros, a quienes todavía no hemos desarrollado suficientemente la visión interior, retirar el velo de nuestra ignorancia. Así, podremos contemplar y reconocer la singularidad y el esplendor de esta obra humana, diseñada para hacer más grande la obra de Dios.

Para Muñogalindo “IBARROLA EN GAROZA” es un tesoro. Un legado de valor incalculable. Una sublime expresión artística donde permanecerá ya para siempre el espíritu de un artista universal, de una calidad humana extraordinaria y sensibilidad creativa conmovedora, conviviendo con la de nuestros ancestrales artistas, que dejaron su huella en los grabados rupestres, vigilados por la atenta y secular mirada del Peñasco del Águila. Una catapulta que impulsará a este noble y laborioso pueblo abulense hacia un futuro esplendoroso y lleno de modernidad.

Pero, hágase constar que Muñogalindo no desea guardar para sí este cofre. Tampoco lo recubrirá con el paño de sus viejas glorias de antaño para mantenerlo celosamente oculto. Gratis lo ha recibido y gratis lo repartirá. Asume el compromiso de custodiarlo -cuan preciada joya- con suma diligencia, para beneficio de las generaciones presentes y venideras. Asimismo, quiere transitar este camino de gloria y prosperidad en compañía de sus hermanados pueblos de la comarca del Valle Amblés, de su capital y el resto de la provincia.

Dictamina la sabiduría que, creando algo bello, sembramos el germen de la divinidad; y también que, haciendo el bien, cultivamos la planta divina de la Humanidad.

José Antonio Hernández de la Moya

Si te ha gustado el artículo, por favor, compra el libro. Muchas gracias.

1 comment on “Ibarrola en Garoza: Arte y Naturaleza

  1. Magnífico artículo sobre un lugar increíble q todos deberiamos conocer.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: