Editorial Amarante - El Agente Extranjero - Amado Gómez Ugarte
Acalanda TV Amado Gómez Ugarte Autores Editorial Amarante Educación Espacio Amarante Firmas y Presentaciones Libros Literatura Mujeres extraordinarias Novela Negra Opinión Recomendación Redactores Reseñas Salamanca Salamanca Books Ser escritor Ser lector

Opiniones de un autor sobre su obra

Una novela, del género que sea, no es, al fin y al cabo, sino una excusa del autor o de la autora para hablar de la vida y de las vidas que caben en la vida.

Decir que, en principio, yo no soy un autor de género negro, pero sí un lector de género negro. Desde que descubrí a Raymond Chandler, a Dhasiell Hammett, a Ross Macdonald y posteriormente a Simenon, supe que el género negro era mucho más que un juego de salón entre asesinos y detectives. Así como en la novela policíaca lo importante es la resolución del caso, seguir las pistas, vigilar a los sospechosos, hasta descubrir cuál de ellos es el culpable, en la novela negra lo importante son las circunstancias que rodean a los personajes, su situación dentro o fuera de la sociedad, el ambiente que los rodea, la condición humana. La novela negra es un mecanismo perfecto para hacer crítica social y política. Por eso, cuando me propuse escribir “El agente extranjero”, me decidí por el género negro.

Quería mostrar mi enfado con esta sociedad que se está dejando derechizar, que está permitiendo la regresión de las libertades y los derechos de los ciudadanos. Por eso creé a un joven personaje, un periodista, que, tras ser despedido del periódico en el que trabaja por descubrir y censurar que dicho medio está en manos de la extrema derecha, se rebela y emprende una venganza muy particular. Lo que pasa es que la literatura empuja al autor, al menos a mí, a dotar a sus historias de un cierto sentido del humor, hacerlas amenas para el lector y mezclarlas con la vida cotidiana, con lo irónico y a veces risible de la vida cotidiana. Y de esa mezcla surge una narrativa, que sin dejar de ser crítica, incluso ácida, también da cabida a otras sensaciones y sentimientos, como el amor, la ternura, la esperanza.

Aunque llevo ya bastantes novelas publicadas, sigo considerándome por encima de todo un cuentista, por eso mis novelas tienden a ser corales, con muchas pequeñas historias y muchos personajes que rodean a los principales y aportan variedad y vida a la historia central. En El agente extranjero”, esos personajes secundarios son imprescindibles. La historia está narrada por el protagonista desde dos situaciones distintas en el tiempo, una en pasado cuando cuenta los pormenores de su venganza, en la que le acaba acompañando una joven con ansia de aventuras, que, por cierto, es la sobrina de un obispo, y otra en el presente, desde el centro psiquiátrico en que permanece encerrado tras haber sido detenido por la policía. Aquí está rodeado de una fauna humana curiosa y variopinta con los que confraterniza.

Otra de las características de mi forma de narrar es la velocidad. Me gustan las historias que no se diluyen en páginas innecesarias, en eternas descripciones reiterativas, y van camino adelante, a buen ritmo, hacia la meta. Mi máxima satisfacción es que un lector me diga que se ha leído mi libro de un tirón, que no ha podido dejarlo hasta el final. Y eso me ha ocurrido con esta novela, en la que la acción y la reflexión van de la mano hasta el desenlace.

Una novela, del género que sea, no es, al fin y al cabo, sino una excusa del autor o de la autora para hablar de la vida y de las vidas que caben en la vida. Y para poner algo de sí mismo en esos personajes que crea. Porque los escritores no vivimos directamente esas historias que contamos, pero sí participamos de ellas y las sentimos como propias.

El agente extranjero”, en definitiva, es una novela negra con otros matices y otros tonos narrativos. Podría incluso pensarse, por la forma en que está escrita y por su sentido del humor, que la obra es una parodia del propio género. Y eso el autor se lo tomaría como un halago. Al fin y al cabo, una de las obras más universales de la literatura española, El Quijote, es una parodia del género caballeresco, imperante en la época, al que superó con creces y cuyo espíritu burlón con la naturaleza humana sigue y seguirá vigente por los siglos de los siglos.

Amado Gómez Ugarte

Si ha gustado el artículo, por favor, ayúdanos a ser sostenibles comprando este libro. Muchas gracias

0 comments on “Opiniones de un autor sobre su obra

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: