Miura 451

Uno, de manera incomprensible, se confiesa ferviente admirador de las personas que son fervientes admiradoras de lo incomprensible.