Editorial Amarante

Lo último en narrativa española, para no perderse entre anaqueles

Seis novedades editoriales para todos los gustos. Escritores vivos españoles en el cenit de nuestras letras. Desde la fusión underground detectivesca de Lucas Albor, a la última narrativa de gran calado intelectual de Francisco Micol, uno de los autores de referencia del sello Amarante. Y el último libro de Yolanda Royo, que esta vez nos mete de lleno en la historia de la pintura con un impagable vodevil en el que misterio y surrealismo no faltan. Todos lo títulos ya disponibles en librerías y en los lugares de distribución habitual de Editorial Amarante. No esperábamos menos ante el comienzo fulgurante de esta nueva temporada literaria.

El refugio

el-refugio-600

Pablo es un joven periodista que escribe artículos sobre personajes banales en una revista de sociedad. Defraudado con su trabajo, emprende un proyecto personal en un extraño lugar que le cambiará la vida: el refugio. Allí se enamora de la hija de la directora y se ve involucrado en la intimidad de la peculiar familia de residentes, unidos por una serie de tramas hiladas a través de heridas, cicatrices, secretos y pasiones que se irán desvelando y que harán que cada personaje adquiera una voz propia para convertir al refugio en el protagonista colectivo. La trama oculta es la evolución espiritual de los personajes, y la urdimbre es la palabra, que se adapta a cada una de las voces para explorar sus territorios más recónditos.

Nunca fuimos a Lobezna

nunca-fuimos-a-lobezna-600Desde su oclusivo prisma adolescente y como miembro de la familia Cervera, Alberto nos sumerge sin desánimo ni acritud en los hirientes vaivenes que sufre su padre, un militar desahuciado intentando sobrevivir sin renegar de su absurdo e inútil orgullo castrense. Amparado, con ácidas reticencias, por sus dos hermanas mayores, comienza a establecer una esfumada radiografía del contexto que vive en primera persona. Esa atmósfera asfixiante y sombría, empero, se ve renovada con la aparición espectral del vaticinado novio para la mayor de sus consanguíneas. Reflexivo y astuto, el joven muchachito se irá desgranando entre la fantasía y una realidad ciega y turbadora, quedando atrapado, ya para siempre, en ese páramo sin límites ni horizontes donde habrá de anhelar, desde el amorfo presente, un pasado tan dudoso como su particular y azaroso mañana.

Golondrinas muertas en la almohada

golondrinas-muertas-en-la-almohada-600Johnny es un joven buscavidas que forma parte de una red clandestina, dedicada al tráfico de bebés muertos. Max, un agente de policía envuelto en distintas tramas de corrupción. Luz, una vendedora de almendras que se prostituye para mantener a su familia. Héctor, un alcohólico que cierra los bares junto con su amigo Henry Chinaski (alter ego del autor americano Charles Bukowski, muy presente en la obra).
Entretanto, Mercedes llora la muerte de su hijo. El Dr. Fark coordina las acciones represivas de la política local. Sandra sale de la oficina. Suena el teléfono de un alto cargo. María muerde un pedazo de magdalena. Luisa prepara café. Rubén espera la horca. Paulo acelera por la autopista, con un cadáver en el maletero.
“Golondrinas muertas en la almohada” transcurre en la ciudad imaginaria de Tucumán, un lugar en el que la legalidad, la ilegalidad, el poder y la miseria confluyen y se entrecruzan constantemente. Imágenes, acontecimientos y personajes se suceden de manera aparentemente inconexa, pero en su desarrollo irán desvelando las relaciones que mantienen entre sí.

Seis días en el paraíso de la vesania

seis-dias-en-el-paraiso-de-la-vesania-600El paraíso de la vesania es el lugar escogido por la familia para pasar sus vacaciones. Su protagonista, enemigo de los veraneos de sol y playa, de los lugares preparados exclusivamente para el ocio, herido en sus principios y alejado del mar gallego y La Alcarria castellana, pasará seis días en los que se refugia en un diario en el que escribe cada noche sus reflexiones y pesares para mitigar su aburrimiento, esperando impaciente que pasen los días para poner fin a su viaje. Diario, contado en primera persona que narra las sensaciones y reflexiones de unas vacaciones no deseadas que lo sumen en un estado interior del cual intenta huir. El protagonista observa lo que acontece a su alrededor con una perspectiva crítica al ambiente turístico y el demencial urbanismo, y va desgranando los caracteres de las personas que lo rodean. Ante un entorno marino plagado, como él dice, de una fauna humana maleducada y competitiva, evoca como herramienta de supervivencia a la meseta castellana a través de la lectura de Delibes y Machado.

Olvido Duro

olvido-duro-600

“Olvido Duro” es una persona, pero puede ser un estado de ánimo o un lugar; es un sentimiento compartido en un juego de espejos que nos atrapa. Zaida Sánchez Terrer, con maestría, indaga sobre la literatura dentro de la literatura, juego entre personajes de novela dentro de la novela, frontera entre ficción y realidad. La metaficción como arquitectura narrativa. El título envuelve a la protagonista, la traduce de dentro a fuera, de significado a significante, es la gran metáfora en una historia apasionante, cuyo pasado es necesario que se escriba.

Ocho colores en la bañera

ocho-colores-en-la-banera-600Un marchante de arte con dos grandes pasiones –la pintura y las mujeres– decide robar ocho cuadros de mujeres, lo que tenía en mente desde hace varios años por diferentes razones. Logra que las ocho retratadas –cada una proveniente de épocas diferentes– salgan de sus lienzos y crucen el puente de vida y mentalidades de su época al Siglo XXI, en una historia de convivencia con el protagonista en el Chicago actual que les lleva a tomar una decisión final y distinta a cada una de ellas. Decisiones que acaban afectando al protagonista y a gran parte del mundo artístico.
Las ocho mujeres retratadas son: María de Molina de Antonio Gisbert, Juana la Loca por Francisco Pradilla, La maja desnuda de Goya, Muchacha en la ventana de Dalí, La Gioconda de Leonardo da Vinci, La joven de la perla de Vermeer, La Geisha atribuida a Gustav Klimt, y uno de los autorretrato de Frida Kahlo.

Gracias por comentar