Lo último en narrativa española, para no perderse entre anaqueles

Seis novedades editoriales para todos los gustos. Escritores vivos españoles en el cenit de nuestras letras. Desde la fusión underground detectivesca de Lucas Albor, a la última narrativa de gran calado intelectual de Francisco Micol, uno de los autores de referencia del sello Amarante. Y el último libro de Yolanda Royo, que esta vez nos mete de lleno en la historia de la pintura con un impagable vodevil en el que misterio y surrealismo no faltan. Todos lo títulos ya disponibles en librerías y en los lugares de distribución habitual de Editorial Amarante. No esperábamos menos ante el comienzo fulgurante de esta nueva temporada literaria.

Sigue leyendo Lo último en narrativa española, para no perderse entre anaqueles

El español. Idioma inigualable.

La defensa de este idioma, que como por casualidad viene a ser el mío materno, no nace ni surge por razones patrióticas, al menos no exclusivamente por ello. Es cierto que los españoles, desgraciadamente, solemos desdeñar lo propio mientras admiramos lo ajeno. Ensalzamos tierras o regiones extranjeras forjándonos una imagen distorsionada de la realidad. Estimo que todos los rincones del mundo tienen su encanto y atractivo; la geografía universal es ciertamente maravillosa, pero en ella debemos incluir la nuestra.

Sigue leyendo El español. Idioma inigualable.

Juan Carlos Onetti. Decálogo más uno

En numerosas ocasiones he mencionado al uruguayo Juan Carlos Onetti. No puedo encubrir mi supina admiración por el, sin duda, más grande y genial autor del siglo XX. Quizá pueda resultar exagerada tal consideración, pero aun a riesgo de pecar por el mayor extremo, prefiero arriesgarme luego de haber leído, releído y estudiado su obra durante más de veinte años. Confieso que siempre digo lo mismo: «quien no ha leído a Onetti jamás podrá ser amigo o amiga mía». Reprobaba que le llamaran maestro, es curioso, pero lo ha sido para todos los autores y lectores que a bien tienen bucear en su inmensa trayectoria narrativa.

Sigue leyendo Juan Carlos Onetti. Decálogo más uno

Docentes y alumnos

Siempre se ha dicho que una persona va a la escuela para aprender a leer y escribir. Era antaño una convicción por parte de los progenitores, entendiendo que el lenguaje resulta imprescindible y vital para poder expresar ideas y comprender otras ajenas a nosotros mismos. Se decía esto con agrado, afablemente, animando al chiquitín con entusiasmo, orgullo y satisfacción. En aquel entonces, y no hablo de la Edad Media sino del siglo XX, el alumno portaba una cartera con el libro de texto y el respetado cuaderno donde hacía los deberes: dictados, ejercicios de redacción, copiados, operaciones aritméticas y muy poco más. Leer en voz alta, uno a uno, de pie, con claridad para que todos sus compañeros le entendieran, enseñándole a declamar con una sencillez encomiable. Leer un texto, de Pérez Galdós, por ejemplo, respetando las comas, los puntos y comas, las frases entre paréntesis, el punto y seguido, el punto y aparte, el punto final.

Sigue leyendo Docentes y alumnos

Los vulgarismos en la narrativa

Hace ya tiempo, tuve la extraña ocasión de leer una novela de antemano polémica: “Menos que cero” (Less Than Zero), del escritor estadounidense Bret Easton Ellis. A tenor del contexto sociológico donde habita su autor, llegué a preguntarme cómo era posible encontrar tanto vulgarismo en las altas esferas de la sociedad angelina. Y más aún, si esta jerga repelente era real o insertada en la historia deliberadamente. Al margen de su calidad, que por cierto no tiene ninguna, la historia, narrada en primera persona, nos presenta a Clay, un joven de dieciocho años que regresa a su domicilio para disfrutar de las vacaciones navideñas. Allí se reúne con su ex novia Blair y se ve envuelto en un cúmulo de situaciones de abuso: consumo de drogas, fiestas y reencuentros con sus antiguos amigos.

Sigue leyendo Los vulgarismos en la narrativa

El mito de los escritores afamados

El porteño Jorge Luis Borges dice, con razón, que la fama sólo es aceptable para los cigarrillos, vehículos y electrodomésticos, pero nunca para una persona. Famoso es el papel higiénico, los zapatos, las sábanas y mantas, incluso los lápices y las hamburguesas. Quizá la pura mediocridad tenga ambiciones de fama, cuando, por el contrario, la excelencia transcurre en silencio y es reconocida siglos después de que se produzca. En pleno siglo XXI vemos cómo merced a la disparatada divulgación de un autor, su obra nos aparece hasta en la sopa, otra famosa para la nomenclatura.

Sigue leyendo El mito de los escritores afamados

Los géneros narrativos. La novela

De carácter abierto, destaca su capacidad para contener elementos diversos en un relato complejo. Permite integrar personajes disímiles que se confrontan en líneas subordinadas o directas, logrando una escenografía sobradamente amplia y densa para lograr su paralelismo con la realidad. Surgen, pues, historias cruzadas, a veces supeditadas unas a otras, presenta hechos en un orden distinto en el que se produjeron, y admite incluir textos de diferente naturaleza entre ellos, tales como cartas, leyendas, poemas, canciones, citas, refranes, y todo esto otorga a la novela una mayor pluralidad que los géneros predecesores.

Por definición, novela es una obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres.

Sigue leyendo Los géneros narrativos. La novela

Los géneros narrativos. El cuento

La literatura debió comenzar, al igual que la música, con improvisaciones fantásticas y orales, aportando una atmósfera inusitada y creíble siempre a tenor del oyente. Es oportuno segregar el matiz de «fantasía» contra o frente al término «invención», siendo éste último un adjetivo de ámbito más despectivo y próximo a la mentira o el engaño. Dado que la semántica del género es muy amplia, y por ende éste controvertido, debemos aceptar la definición primera de la RAE que lo especifica como una narración breve de ficción. El término genérico parece no centrarse concretamente en la dimensión que el cuento ocupa en la narrativa, pues nos referimos al mismo pronombre con diversas alusiones muy divergentes entre sí.

Sigue leyendo Los géneros narrativos. El cuento

Los géneros narrativos. El relato

No hay una específica definición de este género a tenor de su magnitud, hablando siempre tanto extensiva como intensivamente. Relatar, por definición, es dar a conocer un hecho empleando no muchas palabras. La prosa comienza y concluye con el relato, un género sobradamente conocido en el ámbito narrativo. Es oportuno diferenciar este género del cuento, ya que el segundo implica una estructura más extensa donde cabe hablar de exposición, nudo y desenlace, aunque no siempre en este orden.

Sigue leyendo Los géneros narrativos. El relato

Sobre el libro electrónico. Precio y comodidad

Por aquello de que las palabras traducidas precisamente del inglés resultan absurdas, es oportuno matizar el desatinado concepto de libro electrónico. Sencillamente, tal cosa no existe. Electrónica: (1) Estudio y aplicación del comportamiento de los electrones en diversos medios, como el vacío, los gases y los semiconductores, sometidos a la acción de campos eléctricos y magnéticos. (2) Aplicación de estos fenómenos.

Me pregunto qué hace tal término en medio de todo esto, pero uno nunca sale de su particular asombro. Lo que conocemos hasta la fecha por soporte digital donde es posible leer un texto, sea el que sea, ha suscitado muchas polémicas tanto en contra como a favor, arguyendo los que apoyan este sistema su comodidad y ergonomía, mientras que los más conservadores ven un extraño artilugio, complejo y repleto de incomodidades.

Sigue leyendo Sobre el libro electrónico. Precio y comodidad