En medio de una terrible tormenta personal, cargada de desamor e incomprensión, el protagonista de Las voces amarillas de Luis Veres, es arrollado por las obligaciones y el mandato de sus superiores hasta un pequeño pueblo perdido en plena naturaleza. Hombre decepcionado del amor y de su propio destino, se halla perdido y sin rumbo y lo que es peor, sin tiempo ni espacio para recuperar la cordura en un ambiente en el que se siente de todo menos persona.

Hastiado de la vida en general y de todas la situaciones a las que se tiene que enfrentar por su trabajo, el protagonista de Las voces amarillas tiene que olvidarse de sí mismo para conseguir llegar en el menor tiempo posible a la solución de un caso que deja de ser uno más entre tantos.

Intriga, misterio, perversión, estratagemas, codicia, silencios y mucha apatía hacia la vida, son algunos de los elementos que aparecen en esta novela de Luis Veres, que nos hará sumergirnos en el lado más oscuro del ser humano, en ese en el que la mente sobrepasa todos los límites establecidos como lógicos y sanos y se crea una realidad al margen de lo socialmente permitido, perturbando y dañando a todo aquel que esté a su alrededor.

Las voces amarillas es una novela en la que la crítica social es telón de fondo de un escenario variopinto y podrido en el que todo aparenta lo que no es, donde lo más terrenal pretende ser exculpado tras sucesos paranormales que se refugian en la naturaleza como si se tratara de ánimas nocturnas vagando en busca de venganza. Una descripción detallada del lado más corrupto y depravado de la especie humana y por ende reflejo de la sociedad, todo aderezado por una excelente prosa que Luis Veres nos muestra con una aparente sencillez muy bien elaborada y una claridad que nos capta desde la primera palabra a la última.

Una obra que se debate entre la más altas cotas de la degradación humana y esa mirada a la vida de antaño, salpicada de comidas caseras a sus horas, donde el tiempo corre a otro ritmo y el entorno no aplasta la individualidad de cada cual como una apisonadora, sino que todavía es posible dar la importancia precisa a las emociones y a esa parcela privada que por ninguna circunstancia debemos perder.

Isamar Cabeza

Disfruta de las obras de Isamar Cabeza

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: