Una masa de hielo llamada Perito Moreno

David Flecha - América Fotografiada

Aquí esperas, respiras y escuchas; sobretodo escuchas, porque hay lugares y momentos que uno tiene que disfrutar en silencio.

Tiempo de lectura:1 Minutos

Cuaderno de bitácora – Página 5

Viajar de Río Gallegos a Calafate es sencillo, es una distancia medianamente corta —para tratarse de la Patagonia— con carreteras en su mayoría rectas y tediosas; pero una vez en Calafate, a pesar de ser un pueblo tranquilo, el turista no pasa desapercibido y los perros hacen guardia en cada calle, como «defendiendo el barrio». Es un lugar caro, que se aprovecha del turista ya que es la entrada al glaciar Perito Moreno.

David Flecha - América Fotografiada
David Flecha – América Fotografiada

Cuando vas de camino al glaciar notas como poco a poco el paisaje cambia, y te va transformando; dejas atrás la pampa y al fondo ves las montañas nevadas sobre un hermoso lago de agua dulce. Antes de ver «la gran masa de hielo», la carretera está colapsada de autobuses, y empiezas a notar que deja de ser un lugar tan virgen como imaginabas cuando un centenar de japoneses llevan colgado al cuello equipos fotográficos que le dan mil vueltas al tuyo.

Cuando llegas y te sientas sobre uno de los miradores para observarlo, siempre hay alguien que te ofrece mate (si eres de los extrovertidos), y sin prisa te quitas la cazadora y dejas que el sol te caliente, y si te descuidas te queme.

David Flecha - América Fotografiada
David Flecha – América Fotografiada

Una vez allí esperas, respiras y escuchas; sobretodo escuchas, porque hay lugares y momentos que uno tiene que disfrutar en silencio. Si contemplar todo ese hielo compacto impresiona…no te haces la idea de lo que se siente cuando se escucha romper una grieta o caer un bloque de hielo (que ocurre casi de forma continua), y se te abren los poros de repente, es un sonido atronador que no te deja indiferente.

David Flecha - América Fotografiada
David Flecha – América Fotografiada

Tras dos días en Calafate nos decidimos (mi amigo Gary y yo), a viajar hasta el Chaltén, uno de los lugares más emblemáticos de Argentina, la cuna del trekking, pero que para llegar no nos resultó tan fácil como pensábamos.

David Flecha

Disfruta del libro de fotografías de David Flecha

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.