Jesús Velayos: El pintor de la ensoñación
Arte Dibujo e Ilustración Exposiciones José Antonio Hernández de la Moya Pintura Redactores

Jesús Velayos: El pintor de la ensoñación

La pintura reciente de Jesús Velayos es más sobria, con colores suaves, casi transparentes, que nos deja una impresión poética, recordándonos paños de su querida y amurallada Ávila.

El pintor pos-impresionista francés, Paul Gauguin, nos dejó este consejo artístico: “No copie la naturaleza muy de cerca. El arte es una abstracción que, como el sueño en medio de la naturaleza se extrapola de ella, concentrándose en lo que va a crear como resultado”. En este sentido, Jesús Velayos, como Gauguin, continúa haciendo de sus sueños pintura y de ésta un sueño.

Jesús Velayos nació en el abulense pueblo de Muñogalindo en 1950. Es catedrático de dibujo y, ante todo, pintor. Un pintor de la ensoñación que, desde el inicio de los años ochenta, viene realizando numerosas exposiciones individuales y colectiva en capitales de España, Francia y Portugal. Muchas de sus obras se encuentran en museos o colecciones privadas como la “Colección Bernard Freedman” (en Los Ángeles) o la “Colección Ventadour” (en París).

Sobre su obra ha dicho el prestigioso crítico de arte Joaquín Castro que, si el escritor alemán Michael Ende (hijo del pintor surrealista Edgar) y Jesús Velayos se hubieran conocido, podrían haber hablado largo y tendido sobre sus respectivas obras: el uno escribiendo y el otro pintando; ambos expertos en la “Historia interminable”. Y es que, como acertadamente observó Joaquín Castro, el trabajo artístico de Jesús Velayos nos lleva hacia un imaginario fantástico que convierte los paisajes en reunión de objetos; los objetos en edificios; los edificios en flechas; las flechas en torres de homenaje; y los homenajes en un gigantesco lago de fantasías. En fin, parece que Velayos, ha querido establecer para sí mismo —como Gauguin hizo en su tiempo— el derecho de atreverse a todo.

Velayos siente admiración por la obra del alemán Paul Klee, caracterizada por un estilo surrealista, expresionista y de abstracción. Un maestro de la pintura que, por cierto, trabajó el color con una precisión y pasión de tal nivel que le llevó a enseñar teoría del color en la Escuela de la Bauhaus.

Afirma sin ambages ante los que queremos comprender la singularidad de su obra que “Para pintar una flor hay que ser primero flor”, añadiendo a continuación que la misión del arte —recordando lo que escribió el novelista francés Honoré de Balsac— no es copiar la naturaleza, sino expresarla. Una afirmación que nos ayuda a comprender definitivamente por qué se dice que la filosofía Zen tiene una íntima relación con la pintura.

Y es que cuenta un relato oriental que existía un alumno experto en dibujos de bambúes. Su grado de perfección llegaba hasta poder pintarlos con los ojos vendados o sin luz. Sin embargo, su maestro le explicaba que, a menos que se transformara en un bambú, nunca llegaría a alcanzar la excelencia artística. Le insistía una y otra vez: ¿cómo podrás dibujar realmente un bambú si no te transformas primero en él? Si te limitas a observarlo y a reproducirlo tal cual lo estás viendo, lo que estás haciendo es dibujar la cáscara no la esencia. Por lo tanto, hasta que no seas tú primero un bambú y sientas como él siente, estarás pintando su cáscara no su alma.

La pintura reciente de Jesús Velayos es más sobria, con colores suaves, casi transparentes, que nos deja una impresión poética, recordándonos paños de su querida y amurallada Ávila. “La luz —como ha escrito el también prestigioso crítico de arte Tomás Paredes— emerge enérgica y se va debilitando en una sinfonía de grises, armonizando una melodía cromática que enriquece el icono y la mirada”.

Ahora puedes visitar su última exposición en Ávila, en el Palacio de los Serrano, del 3 de junio al 11 de septiembre del presente año. En ella podrás contemplar sus dibujos coloreados de plantas con cierto aire exótico y sus collages, así como sus personales esculturas totémicas.

José Antonio Hernández de la Moya

0 comments on “Jesús Velayos: El pintor de la ensoñación

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: