Editorial Amarante Isamar Cabeza Libros Literatura Poesía Recomendación Redacción Reseñas Salamanca Books

Catarsis, Melanie Belmonte

Es la poesía arma bella, camaleónica criatura que se adapta a la voz del poeta para desnudar el alma y después vestirse de ropajes sencillos o aparatosas vestimentas, pero siempre desvelando a su creador. Isamar Cabeza

La palabra catarsis viene definida en la primera acepción de la RAE (entre los antiguos griegos) como la purificación ritual de personas o cosas afectadas de alguna impureza.

Catarsis de Melanie Belmonte se nos presenta como una auténtica caja de Pandora, un compendio existencial y abrupto de lenta digestión. La valentía se erige como portavoz frente a las sombras, la incomodidad y las conductas tóxicas que la autora percibe, rebela y enfrenta de manera excelsa.

Se alza ella diligente como guerrera del medievo con lanza y escudo, como uno de aquellos juglares pioneros que entre cánticos hacían llegar verdades y sentimientos al pueblo llano, a ese al que las letras se les hacía inaccesible. Es Melanie Belmonte una alumna aventajada del verso académico, un fiel relevo de las cualidades de la literatura clásica que con gran maestría rescata el soneto o las décimas de entre tantas estrofas gloriosas y que se vuelve a mirar a los grandes poetas y los alaba y los recuerda como aquel que alza un altar para honrar a sus ancestros.

Es la poesía de Melanie en su Catarsis un homenaje que ensalza el gongorismo de élite, que goza de cultivar unos versos cargados de lirismo y vocablos exquisitos no aptos para todos los paladares. Consigue además lo más inesperado, concentrar en sus poemas la ironía burlesca del ingenio de Quevedo junto al refinamiento de los versos de su archiconocido enemigo y exponente máximo del culteranismo, Luis de Góngora. Así, de un plumazo, se propone Melanie (quizás inconscientemente o quizás con total intencionalidad) eliminar años de enemistad lírica y personal, pero el caso es que parece conseguirlo pues funde lo mejor de cada uno en sus propias letras.

Internarse en su poemario es atreverse a descifrar eufemismos que con estilo y atrevimiento denuncian actos pusilánimes con la mayor elegancia. Son sus poemas reflejos respetuosos de aquellos tiempos en que la cultura griega reinaba como el arte por excelencia. Catarsis es una mirada crítica a esta época que nos marca con sabor a lontananza, con alusiones a mitos, seres fantásticos y leyendas que quedan como referencia aun hoy en plena vigencia.

Es su pluma un péndulo interesante que oscila vivaz y con agudo ingenio del presente al pasado y viceversa, con un lenguaje que funde ambas épocas en un particular estilo poético, el suyo propio.  Es, el de Melanie Belmonte, un lenguaje singular que recurre a todas las bellas formas para enriquecer su obra, que hace uso de los recursos literarios para darle misterio y profundidad, que adorna denuncias sociales que aluden a desagradables situaciones con la mayor sutileza, sin dejar de abogar por su defensa.

Sumergirse en las páginas de Catarsis es desafiar nuestras más insospechadas sombras, supone hacer introspección a través de unos versos que sirven de vehículos fugaces y que nos muestran las imperfecciones más incómodas. Catarsis supone un trabajo de búsqueda y reconocimiento para lograr una sanación que aporte unas consecuencias beneficiosas.

Catarsis es, en fin, un ramillete con aroma a buenos valores, unos versos bien medidos con elegantes prendas, una brisa espiritual con la intensa vibración de un cuenco de cuarzo golpeado que nos eleva el espíritu y nos aferra al suelo… Es, grosso modo, un viento cargado de belleza, reflexión y queja que renueva todo aquello que queda a su alcance.

Isamar Cabeza

Si te ha gustado el artículo, por favor ayúdanos a poder ser sostenibles comprando el libro de Melanie Belmonte. Muchas gracias

0 comments on “Catarsis, Melanie Belmonte

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: