Cassen - bromeando con mi padre - Editorial Amarante - Acalanda

El pasado jueves, 17 de marzo, presenté el libro Cassen – Bromeando con mi padre en su ciudad natal, Tarragona.

A veces ocurre y surge la magia. Un grupo de personas se reúne en la presentación de un libro y el encuentro adquiere un clima de complicidad, de recuerdos, como si nos conociéramos de toda la vida. Fluyen las anécdotas, la gente se emociona al reencontrarse y la nostalgia se apodera del espacio. El momento se vuelve especial.

El tiempo desapacible de uno de los peores marzos de nuestra historia me recordó a aquel otro marzo gélido que vivió mi padre, el de 1962,  cuando estaba en el rodaje de Escala en Hi-Fi y se negó a meterse en una piscina para la película. Y es que desde que escribí el libro me resulta inevitable relacionar cualquier situación con la vida y obra de mi padre, que ahora forma parte de mi vida y obra.

Me entristecía que no asistieran ni mi tía ni mi madre por motivos de salud. Por suerte, mi hermana Eva, mi cuñado Pol, mi hija Julieta y mi marido Abe, sí me acompañaron. Eran pocos asistentes, pero me atrevo a decir que muy selectos y como dijo el alcalde: “Estamos los que tenemos que estar”. La recepción en el vestíbulo del Teatro que lleva el nombre de la ciudad, en la Rambla Nova, fue realmente calurosa. El primero fue el escritor y dramaturgo Joan Cavallé, gestor cultural encargado del evento, y el segundo, Isaak López, doctor en historia contemporánea y autor de Historia de los cines tarraconenses. Tac12, la TV de Tarragona, envió a Miquel Rosich para entrevistarme, pero sobre todo me emocionó la asistencia de la mejor amiga de mi fallecida prima Ana, Nati. El presentador, Carles Cortés, me explicaba entusiasmado lo mucho que había disfrutado leyendo el libro y las ganas que le habían entrado de ver algunas de las películas protagonizadas por Cassen. Como hija te llena de orgullo contribuir al reconocimiento de la figura de tu padre, como escritora ya no se trata de orgullo, sino de felicidad. Las dudas sobre lo que has escrito se disipan y te invitan a seguir escribiendo.

Empezó a hablar el alcalde, Pau Ricomà, con una sencillez admirable, recordando al artista y sus orígenes. Algunos de los amigos de la juventud de Cassen, que aparecen en el libro como testimonios, eran conocidos de la familia del alcalde: el cantante Francesc Garrido, Pau Saracho, Antoni Boquet o Josep Sol fueron nombres que sonaron aquella tarde. La casualidad quiso que su madre fuera amiga de mi padre durante su infancia y que jugara al teatro en casa de su abuela hasta que un día se les ocurrió cortar una sábana para hacer el cartel de la taquilla y se acabó el juego. La divertida anécdota dio paso al periodista Carles Cortés, que mencionó al mejor amigo de Cassen, Paquito Galea, malabarista cómico con quien se inició en el mundo del espectáculo en los nidos de arte de Tarragona y cuyo sobrino está entre sus amistades. Y es que Tarragona es tan familiar que se conoce todo el mundo.

El humor y el entusiasmo de Carles consiguieron que la velada no fuera una presentación normal, sino algo realmente divertido. Justo en el momento en que empecé a hablar de la parte de mi familia que había vivido siempre en la Imperial Tarraco, apareció Paquita, la prima de mi padre, con la que convivió durante la guerra en una casita en l’Ametlla de Mar. Llegó un poco tarde porque su nieta, que iba a acompañarla al Teatro, había perdido el tren. Paquita no quiso perder la oportunidad de vernos y, paso a paso, a sus 92 años y la ayuda de su bastón, entró en escena para explicarnos algunas anécdotas, como cuando Casto se despedía de ella y cada 100 metros gritaba: “¡Adiós Paquita…!” “¡Adiós Casto…!” Nuestra conversación amistosa provocó la participación del público, también del dueño de la librería La Capona, Pitu Rovira, que recordó la canción de Cassen: “Pepito, Pepito, soy Pepito Bragulat y mi abuelo pesca ranas en el río Llobregat. La gente, a mi paso, me suele mirar, y dicen ‘Salero, por ahí va el gran torero’”…

Las últimas preguntas de Carles me pillaron desprevenida: “¿Qué humorista le gustaría a Cassen?” Ante mis dudas algunos asistentes opinaron y salieron nombres como David Fernández, Raúl Cimas, Joaquín Reyes o Andreu Buenafuente. “¿Qué pensaría tu padre de la escena actual?” Lo tenía claro. Teniendo en cuenta el éxito que ha supuesto en las últimas décadas el club de la comedia, las parodias e imitaciones y las comedias musicales, hubiera dicho: “Todo esto ya lo hice yo en mis tiempos.”

Gracias Tarragona

Sonia Sendra Crespo

Por favor ayúdanos a poder ser sostenibles comprando el libro de Sonia Sendra Crespo. Muchas gracias

0 comments on “Velada mágica en Tarragona

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: