El fracaso escolar o la mala educación

Culpar al otro de sus fracasos es un acto malvado y hasta podría catalogarse de vengativo, pero si el culpable al que crucificamos es nuestro propio hijo o hija, entonces el asunto adquiere una relevancia vital y de suma importancia.