Otoño para principiantes

Sepa usted, señora, que la eternidad dura lo que le da la gana. Por eso no se extrañe si le digo que el otoño ha venido y que todos saben cómo ha sido. O casi todos, claro.