Las figuras literarias

El lenguaje, tanto escrito como hablado, no es un proceso matemático, en absoluto. Las palabras, aisladamente, gozan de una condición léxica que oscila a tenor de su contexto semántico. La estructura de la Lengua es, sobre todo en español, maravillosa, aunque no por ello resulte fácil o accesible, sobre todo cuando se comienza a usar en las primeras fases del aprendizaje.

Las formas no convencionales de utilizar las palabras con particularidades fónicas, gramaticales o semánticas, alejándose de su empleo habitual, terminan por resultar esencialmente expresivas. Por ello su empleo es característico de las obras literarias, aunque en modo alguno exclusivo de las mismas. Me refiero, precisamente, a las denominadas figuras literarias.

Coloquialmente reciben los nombres de recursos literarios, estilísticos, retóricos o expresivos. También el de figuras retóricas o de discurso.

Siendo la retórica esa disciplina transversal a distintos campos de conocimiento, ésta se encarga de estudiar y sistematizar procedimientos y técnicas para la utilización del lenguaje con una finalidad persuasiva o meramente estética, aunando su cometido para la comunicación.

Divididas en dos grupos, cabe destacarse las figuras de dicción y las figuras de pensamiento. Sigue leyendo Las figuras literarias