Así como el envoltorio de un caramelo nos puede anticipar alguna característica del mismo, así la portada de este poemario empieza a hablar por sí sola. Su color nos llama la atención y a la vez nos relaja, pero eso es solo el primer contacto visual, porque después nuestra mirada se fija en esa mariposa con alas abiertas que parece que está dispuesta a engendrar, de manera mágica y con sutiles conexiones de plata, lo que viene a ser la humanidad.

De esa manera se podría explicar el título de este poemario de Pedro Alberto Cruz, De la nada a tu carne, pero esto es una simple percepción de esta humilde redactora.

De la nada a tu carne – Pedro Alberto Cruz Sánchez

Sumergirse en sus versos es todo un reto, una adivinanza inmensa de principio a fin que fuerza a nuestros sentidos a estar alerta. Enseguida se aprecia parte de la esencia de su autor, de esa vocación suya por investigar el arte contemporáneo quedando plasmada en sus poemas. Como legión romana, cada poema va identificado con su correspondiente número, dentro de un orden riguroso, puerta de acceso invariable aunque in crecendo, a un mundo poético prolifero y misterioso guiado solo por sus propias normas. Dejar fluir las palabras, colocarlas de manera, aparentemente, arbitraria, como si fueran hojas de otoño que caen sin voluntad al suelo, es lo primero de lo que nos damos cuenta al fijar nuestra mirada sobre sus poemas.

Versos desgarrados que tienen como tema principal el amor, ese amor necesitado de contacto, de caricias, que nos arraiga a la madre tierra como seres humanos y que deambula de aquí para allá de un párrafo a otro, saltando entre líneas, jugando como cachorro travieso. Así aparecen los versos de este amante del arte como es Pedro Alberto Cruz, un aparente juego donde todo cobra sentido, aunque parezca que nos quiera despistar. La palabra y la carne van unidas irremediablemente en una simbiosis necesaria y vital. Una desnudez la suya que nos deja ver su visión del amor, un amor encriptado, casi velado que nos detiene y embelesa, que nos apasiona y nos hace soñar.

Isamar Cabeza

Disfruta de la obra de Pedro Alberto Cruz Sánchez

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: