Amor por leer Crónicas Editorial Amarante Isamar Cabeza LC Ediciones Lee con Amarante Librerías Amigas Libros Literatura Narrativa Novela Recomendación Redactores Reseñas

La guerra de Dolores Beltrán, de Lorenzo Amable de Mendoza

Nuestra geografía está salpicada del amarillo de los jaramagos, alimentados estos de huesos sin nombres que la tierra cubrió intentando eliminar sus huellas. Ausencias que gritan ser descubiertas para descansar en paz de una vez por todas.

Nuestra historia queda regada de miles de casos verídicos que narran las desventuras de muchas personas que tuvieron la mala suerte de vivir en España durante la Guerra Civil y la postguerra.

Tiempos revueltos con dos bandos claramente posicionados y enfrentados, tiempos de crueldad, de despropósito y de fanatismo. La guerra cubrió de sangre la tierra y los recuerdos de los que quedaron vivos, que ya nunca más serían los mismos tras la contienda. Un enfrentamiento que envolvió a España y que dio lugar a que surgieran, como mala hierba, miles de guerras secretas, privadas, ocultas… solo delatadas, a veces, por el frío brillo de una mirada inquisitoria e indiscreta. Porque cada persona lleva consigo su propia versión de los hechos, su propio dolor, sus ausencias, sus miedos y sus rencores.

La guerra de Dolores Beltrán es una novela que parte de la visión de una mujer cultivada e inteligente, de alta cuna, que enfrenta su propia lucha desde las posibilidades que la vida y su entendimiento le ofrecen. Una obra muy dinámica en cuanto a su desarrollo, a la vez que descriptiva e intrigante. Es fácil que nos cautive desde el principio por varios motivos, entre ellos por su argumento, por sus personajes y, por supuesto, por la pluma de su autor que dirige con maestría la narración para que no nos apetezca interrumpir la lectura.

Lorenzo Amable de Mendoza recoge en las líneas de esta intensa novela las peripecias a las que Dolores Beltrán se debe enfrentar para poder seguir viva. Ser mujer puede llegar a ser un hándicap insalvable, si el oficio al que se dedica la denigra a lo más despreciado y bajo de la sociedad. Pero, ¿y si el sexo es la única manera de tener ingresos para subsistir? ¿Y si es la única alternativa? ¿A qué darle más importancia a la honorabilidad frente a la sociedad o a luchar para no morir de hambre?

Al igual que Dolores Beltrán, muchas mujeres sufrieron las consecuencias de las represalias políticas tomadas en contra de sus maridos o familiares durante la Guerra Civil y la postguerra.

La figura de la mujer, de nuevo, surge como la representación de la vulnerabilidad y la discriminación, el eslabón débil de la cadena, la diana donde van a parar dardos mortíferos con ensañamiento y crueldad, una batalla imperecedera dentro de otras muchas por defender sus derechos en un mundo dirigido por y para hombres.

Las circunstancias la transforman, su inteligencia le hace tomar una predisposición camaleónica frente a los altibajos constantes, a la incertidumbre y al peligro que acechan su vida constantemente. Cuando el dolor se hace inaguantable ya no hay lugar para el llanto y Dolores se cubre de una coraza que la endurece, dando lugar al vuelo de un pajarraco cargado de pensamientos vengativos. Un objetivo (casi una obsesión), una lucha secreta que a la protagonista le motivará a mover pieza en un juego de intrigas, engaños y lucha de poder, siempre con la presencia cercana de la muerte aullándole en los oídos.

La guerra de Dolores Beltrán, es una obra bien contada de una escalofriante historia que, paradójicamente y por ser muy común, nos sobrecogerá. Una Dolores entre tantas otras, a las que la coplilla popular hará protagonista de falsos testimonios, leyendas eternas que le harán elevarse a la categoría de mito. Una mujer que, como tantas otras, luchó por sobrevivir, pero sin dejar de lado su afán de hacer justicia, aunque con ello pusiese su vida en juego. Una mujer sola sin más armas que su cuerpo, su astucia y sus sentimientos perseguida como animal salvaje y peligroso. Su valentía y su integridad la convertirán en una pieza clave y peligrosa para el sistema político y judicial, una piedra en el zapato a la que hay que intentar echar a un lado.

Lorenzo Amable de Mendoza da voz y hace visible a través de la figura de Dolores Beltrán a todas esas mujeres que como ella quedaron silenciadas por una bala a destiempo, una muerte prematura o simplemente el miedo que secó de palabras sus gargantas. Una historia que necesitaba ser contada, al menos para que la vida de Dolores, y la de tantas como ella, cobrase sentido.

Isamar Cabeza

0 comments on “La guerra de Dolores Beltrán, de Lorenzo Amable de Mendoza

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: