“La muerte en Venecia” y su reprochable interpretación

Thomas Mann, (Lübeck, Imperio alemán, 6 de junio de 1875 – Zúrich, Suiza, 12 de agosto de 1955), ha sido mal, pésimamente interpretado, por esa ralea de pseudointelectuales que nunca supieron filosofía ni desde luego literatura. Para consuelo del tropezón, Mann no será el único en la Historia de la narrativa que sufre las deplorables consecuencias de una voz imbécil alentando a otras más estúpidas todavía.

Der Tod in Venedig (“La muerte en Venecia”), es una novela breve escrita por Mann en 1912. Dado su matiz de nouvelle, la lectura se realiza con excesiva facilidad, dejando los complejos resortes de la misma a una dudosa censura por parte de los necios lectores y no mucho después a la repugnante voz de críticos que fracasaron como autores.

Mann, ya digo, no será el único, por desgracia, malinterpretado por los colectivos que presumen de conocer su obra y hasta el perfil psicológico del genial autor. Sigue leyendo “La muerte en Venecia” y su reprochable interpretación

La narrativa a principios del siglo XXI

Un planteamiento generacional debe entenderse como el conjunto de personas que, habiendo nacido en fechas próximas y recibido educación e influjos culturales y sociales semejantes, adoptan una actitud en cierto modo común en el ámbito del pensamiento o de la creación.

En primera instancia, lo anterior pudiera parecer algo específico a tenor de otros grupos precursores motivados por las artes en general. Algo común, en cierto modo o manera, nos llega impuesto por la diversidad, casi innumerable, de sensaciones y sucesos que trascurren en nuestro derredor y modulan el basamento cultural del individuo.

Siempre con referencias pretéritas, ahora vemos que la generación a fecha del presente no parece tener un ámbito común en cualquier sentido; existe no ya la pluralidad, sino una inquietante divergencia que ensalza lo individual y cercena por completo el concepto de grupo.

Sigue leyendo La narrativa a principios del siglo XXI