Estamos ante una historia corta y angustiosa, magistral, narrada en primera persona. Se trata de una obra precursora de las novelas posteriores de ciencia-fiction del siglo XX, basada en datos científicos, en descubrimientos geográficos e históricos, muy al estilo de los siglos XVIII Y XIX.

Lovecraft no necesita diálogos para contarnos la terrible historia de un médico, abducido durante unos pocos años de su vida por alguna inteligencia superior y extraña, absolutamente incontrolable y perversa, culpable, maligna, dibujada como un ente externo que amedranta.

Nos encontramos en el preludio de un género que entusiasmará a millones de lectores, que hará rodar centenares de películas treinta, cuarenta años después. Es proverbial la visión de Lovecraft, que en 1936, en las postrimerías de su vida, con una tecnología básica en la industria automovilística, conociendo la primitiva aeronáutica, los relatos de Julio Verne, las novelas de aventuras por entregas, las gacetillas y periódicos de la época de entreguerras, supo inventar una historia inquietante y novedosa, futurista como ninguna.

El abismo en el tiempo

El abismo en el tiempo es una narración negra de perspectiva tenebrosa. Una teoría circular con desconcertante final. No da concesiones al romanticismo, a la crítica social o a la narración de una saga, de un crimen o de un hecho histórico. Gira sobre un solo personaje, pivotando sobre novela psicológica, aunque se trate de ciencia ficción. Se puede entender el impacto que supuso su publicación, con un tema original donde los haya, a años luz del realismo y el naturalismo de décadas anteriores.

La obra nos describe un mundo imposible y un viaje alucinante donde la imaginación del lector tiene que dibujar lo que no conoce. Es un viaje terrorífico donde el autor no se ayuda con símiles bellos de la naturaleza terrestre, ni siquiera de la naturaleza humana. Avanza, paso a paso, cercando al lector, sin privarle de su miedo, sin ahorrarle tremendismo. Igual que el profesor y científico Albert Einstein, que es joven cuando Lovecraft es ya anciano, juega con las variables espacio y tiempo, como el mismo Dios, como los sabios, como los genios.

El espacio quiere ganar la partida que siempre ha conquistado el tiempo, pero el autor nos presenta esta última variable como un ente dúctil de cera y no como el sino inexorable que vence en nuestro mundo. Porque, después de leer esta obra, el lector se pregunta: “¿pero en qué lugar del universo cabe el tiempo?”, “¿pudo o podrá todo este relato haber ocurrido?”

  • Editorial: Unidad Editorial
  • Número de páginas: 94
  • Tipo de novela: ciencia ficción
  • ISBN: 9788481300826
  • Año de publicación: 1937
  • Traductores: M. Blanco y P. Castillo
  • Autor: Howard Phillips Lovecraft (Providence, Estados Unidos 1890- 1937)

Resumen de la biografía del autor: Creó el horror cósmico. Aprovechó los descubrimientos de la ciencia de su época para escribir relatos de profunda influencia en las generaciones futuras.

Otras obras del autor: La tumba, publicada en 1917 y El que susurra en la oscuridad editada en 1930.

GuardarGuardar

Gracias por comentar

A %d blogueros les gusta esto: