Homenajear a nuestros autores es un deber contra el olvido de tan grandes personas y sus legados literarios.

El programa de hoy traerá al recuerdo a tres autores que nos legaron lo mejor de la literatura y también de sí mismos. Dos excelentes autoras como fueron Margarita Hickey y María Rita de Barrenechea y Morante de la Madrid. El tercer integrante y homenajeado es el autor cubano José Cipriano de la Luz y Caballero, filósofo y educador, creador de una nueva visión de la vida que supo plasmar en toda su obra.

Margarita Hickey (1753/ 1793)

Definiendo el amor y sus contrariedades

Borrasca disfrazada en la bonanza,
engañoso deleite de un sentido,
dulzura amarga, daño apetecido,
alterada quietud, vana esperanza.
Desapacible paz, desconfianza,
desazonado gozo, mal sufrido,
esclava libertad, triunfo abatido,
simulada traición, fácil mudanza.
Perenne manantial de sentimientos;
efímera aprehensión que experimenta
dolorosas delicias y escarmientos.
Azarosa fortuna; cruel, violenta
zozobra; sinsabor, desabrimientos,
risa en la playa y en el mar tormenta.

Con este soneto cargado de profunda emoción y explosión de sentimientos enfrentados, se expresaba Margarita Hickey y nos dejaba apreciar su maestría para componer versos.

Su vida amorosa estuvo plagada de insatisfacciones amorosas, lo cual impregnará inevitablemente su poesía. Su poesía amorosa está íntimamente comprometida con la defensa de la mujer y mediante ella les aconseja cómo deben comportarse en las relaciones con los hombres. Su relación con el género masculino no fue nada agradable por lo que su opinión sobre ellos es pésima y así lo manifiesta. Margarita Hickey nos dejó la más amplia muestra de literatura amorosa de una autora del siglo XVIII.

Adoptó pseudónimos para firmar sus obras como «Antonia Hernanda de Oliva» o «Francisco Lelio Barriga».

En cuanto a María Rita de Barrenechea, Condesa del Carpio, queda constancia de que fue una de las catorce mujeres que crearon en 1787 la Junta de Damas aneja a la Sociedad Económica Matritense a la que pertenecía su esposo. Su marido y ella organizaban tertulias literarias donde se codeaban con la flor y nata de la sociedad y de los autores más célebres del momento, como Jovellanos, Cabarrús o la Duquesa de Alba.

De toda su obra solo se conoce su comedia Catalín, que fue incluso representada en el año 2016 bajo la dirección de Gorka Mínguez.

Nuestro tercer homenajeado, José Cipriano de la Luz y Caballero nació en la Habana en 1810 y fue sobrino de José Agustín Caballero, profesor del seminario de San Carlos y San Ambrosio, motivo por el que ingresa a estudiar ahí y más tarde decide seguir con el sacerdocio. Pero es allí donde conoce a Félix Varela (quien fue su maestro) gracias a quien comienza a despertar en él el espíritu científico y renovador del siglo XVIII europeo. Su profunda reflexiva y filosófica postura, hizo que autores como José Martí lo llamara el «silencioso fundador» o que Enrique José Varona dijera de él que era el «pensador de ideas más profundas y originales con que se honra el nuevo mundo».

José Cipriano de la Luz y Caballero (1800/ 1862)

Antes quisiera ver yo desplomadas, no digo las instituciones de los hombres, sino las estrellas todas del firmamento, que ver caer del pecho humano el sentimiento de la justicia, ese sol del mundo moral.

José Cipriano de la Luz y Caballero
Programa de Radio «De Sevilla con Amor»
Radio Satelitevisión y Americavisión

Isamar Cabeza

Disfruta de las obras de Isamar Cabeza

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: