¿Qué hacer cuando la culpa no es nuestra, pero aún así nos pesa?

A veces la queja, el dolor, la pena o el hastío abandonan sus ropajes incómodos y se dejan vestir por letras de mentes y corazones sensibles y extraordinarios que nos hacen ver la vida desde otra perspectiva.

Tal es el caso de Mónica Velasco, creadora de Llumantia ilíquida, un poemario cargado de sentimientos y emociones, un poemario que abre la puerta a su excelso mundo interior dejándonos descubrir la realidad creada bajo su atenta mirada.

Como en cualquier obra pictórica, el alma de Mónica Velasco ha quedado atrapada en los entresijos bien enlazados que dan forma a este poemario. Como en cualquier pintura, la esencia escapa al tamiz por el que se filtra la realidad ofreciéndonos una visión totalmente genuina, descubriéndonos a su creador o creadora, siempre en la medida que quieran dejarse ver.

Llumantia ilíquida es un paseo por un paisaje enigmático y bello, un retorno a vivencias pasadas y añoradas que yacen en un rincón de la memoria endulzándola y haciendo gratificante esa mirada atrás. Es un saber estar en el presente reconociendo la realidad actual, una queja lanzada al viento con elegancia y fundamento. Un paseo de la mano de la autora que nos hace recorrer bellos puntos de nuestra geografía española, enalteciendo lo mejor de cada lugar, sin dejar nunca de lado su lado crítico.

Abogar por un mundo mejor, aludiendo a tanta y tanta injusticia que nos rodea por doquier, de cierta manera desvelarse culpable por no poder hacer nada al respecto más que sufrir por lo inevitable, es solo un ápice de lo que nos hace sentir esta autora en su poemario. Observar el conjunto, el todo, para concentrar la mirada en lo más pequeño, pero no por eso menos importante…  convertirse en un elemento más del paisaje, sentir el momento presente como  único tesoro perecedero e inasequible, todo ello descrito en un lenguaje sutil, misterioso, casi encriptado e inventado para la ocasión.

Llumantia ilíquida es un poemario bello, de profundas reflexiones, de desveladas verdades que su autora magistralmente tiene a bien ofrecernos, a modo de catarsis quizás o como pago a una deuda pendiente que todos tenemos con nuestro entorno de una u otra manera.

Isamar Cabeza

Disfruta de las obras de Isamar Cabeza

Gracias por comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: