Homo scriptor: un feliz escritor del montón

Cuando tenía doce años mis padres tuvieron la feliz idea para ellos, e infeliz para mí, de obligarme a acudir a clases de mecanografía durante el verano. Pero tenían razón sobre la utilidad que representaría ese pequeño sacrificio en el futuro. Gracias a tal habilidad para escribir rápido “con todos los dedos y sin mirar”, logré […]