El deporte como remedo de la cultura

Dicen que a falta de pan, buenas son las tortas. También que algo tendrá el agua cuando la bendicen. En cualquier caso no hablamos de panes, tortas, agua o bendiciones. De un modo u otro, porque la tensión acumulada requiere cierto esparcimiento, el deporte viene como sustituto de la cultura.

La afición, paradójicamente, suscita empeño y ahínco, cosa sobradamente obvia cuando se trata de asistir a un encuentro deportivo ya sea de una u otra clase. La pregunta parece, pues, obligatoria: ¿es necesario el deporte? Y más aún: ¿el deporte es cultura o algo remotamente parecido a ello?

Sigue leyendo El deporte como remedo de la cultura