Diana Talarewitz, la búsqueda de la tolerancia

Diana Talarewitz, (Barcelona, 1945) La autora de Siete cuentos (2008) y La última judía (2015), estudió en el Liceo Francés de Barcelona y en la Escuela Virtèlia de la misma ciudad. Doctora en Derecho por la Universidad de Barcelona, ha ejercido durante más de 30 años como abogada, especialista en Derecho de Familia y Agente Oficial de la Propiedad Industrial. En esta entrevista, que le hace Bibiana Ripol, nos habla de las impresiones de su última obra publicada y del esfuerzo y vicisitudes de la familia protagonista de La última judía y la carga emotiva y deseos de futuro de la autora.

Me gustaría que está novela fomentase la paz entre todas las religiones y que su lectura nos hiciera más tolerantes.

La última judía es el recorrido por la azarosa vida de la protagonista y su familia desde Bulgaria, pasando por Estambul e Italia y terminando en España. La protagonista narra, en
primera persona, la peripecia de su familia judía, a la que las circunstancias históricas fueron obligando a peregrinar en busca de su tierra prometida. En el relato cuenta las tradiciones y las costumbres sefarditas en el seno de una familia tolerante que no vio inconveniente en que la hija se formara en un colegio de monjas francesas. La protagonista vive un amor al que se ve obligada a poner punto final en Italia; y ante la inminente explosión de la Segunda Guerra Mundial parte con su familia a España. En Barcelona encontrará un país devastado por la Guerra Civil recién terminada. La novela es ambiciosa e inteligente y aúna de forma admirable ritmo narrativo y calidad literaria.

ultima-judia-libros

P: ¿Qué le impulsó a escribir este libro?
R: Esta obra surge de la necesidad de brindar un sincero y profundo homenaje a mis raíces judías a través de su protagonista Lilianne, forzada a abandonar Bulgaria y emprender un largo viaje hasta establecerse en una Barcelona devastada por la Guerra Civil Española.

P: ¿La protagonista, Lilianne, está basada en un personaje real?
R: Sí, el personaje de Lilianne está inspirado en mi madre de origen sefardí. Al mes de retirarme de mi profesión de abogada murió y quise, con este libro, rendirla un pequeño homenaje. Escribir este libro me ha hecho reflexionar sobre su vida y sobre todos los valores que nos transmitió, la finalidad es que prevalezcan.

P: Entonces, ¿nos encontramos ante una biografía?
R: La última judía es una historia familiar novelada basada en hechos reales.

P: ¿Por qué escogió este título?
R: Lilianne tiene que, por determinadas circunstancias que se detallan a lo largo de la historia, convertirse al catolicismo, por lo que sus hijos, nietos y bisnietos se educan en esta religión. Piensa que a su muerte ya no se seguirían las tradiciones, por eso se llamaba a sí misma “la última judía” y eso es lo que ha dado título a la novela.

P: ¿Cómo se transmiten las tradiciones?
R: Las tradiciones se transmiten de padres a hijos pero la protagonista del libro no ha podido transmitirlas a sus descendientes… La novela ha querido recoger el legado que Lilianne desea dejar a su familia para que conozcan sus orígenes y los transmitan de generación en generación.

P: ¿Qué aspectos de la cultura judía destacaría más y por qué?
R: No se puede hablar de la cultura judía en unas pocas líneas. Para sintetizar diré que, lo más importante es la práctica de una religión basada en el Antiguo Testamento y en su libro sagrado, la Torá. Seguir las tradiciones celebrando las fiestas y ayudándose entre sí da sentido de pertenencia a un pueblo que ha sido perseguido a lo largo de la historia.

P: ¿Qué destacaría del pueblo judío?
R: Destacaría, sobre todo, el espíritu de superación y la capacidad de resiliencia. También su sentido de la familia, su laboriosidad y su constancia.

P: El sentimiento de miedo queda muy reflejado en las páginas. ¿Cree que este sentimiento prevalece en el pueblo judío después de las atrocidades cometidas?
R: Sí, creo que es un sentimiento atávico difícil de superar.

P: ¿Qué le gustaría que aportase a los lectores la lectura de la novela?
R: Me gustaría que esta novela fomentase a la paz entre todas las religiones y que su lectura nos hicieran más tolerantes.

(Bibiana Ripol, es Agente y Directora de BR Comunicación)

La última judía (ficha del libro)

Autora: Diana Talarewitz
Género: Narrativa, novela memorialística
Año: 2015

ISBN: 978-84-944179-9-3
Páginas: 276
Formato: Rústica con solapas
Tamaño: 15 x 21 cm
Precio: 20 €

PUEDES ADQUIRIR EL LIBRO EN TU LIBRERÍA HABITUAL O EN:

https://editorialamarante.es/libros/novela/la-ultima-judia

 

Entrevista a un superhéroe en paro

Es un tipo curioso, literalmente. Estudió Bachillerato Artístico, luego Filosofía en la universidad, joyería, realidad virtual y realidad aumentada, teatro… Su vida laboral es igual de absurda e inestable: Ha trabajado como tele-operador, recibiendo llamadas de un montón de gente descontenta con su servicio de gas, como monitor, como promotor de variopintos artículos, como actor cómico para despedidas de solteras y también ha llegado a ejercer como mago durante muchos años. Después de tanta travesía vital, ha decidido centrarse en algo que le permita malvivir, como pueda, de las ocurrencias que le da por escribir.

img-20161028-wa0016Manuel Lara Herbón acaba de presentar en Barcelona su ópera prima, una novela difícilmente clasificable que se debate entre el esperpento y la ironía, Crónicas de un superhéroe en paro. El autor es afable, con una vis cómica que ha sabido explotar en ocasiones, y que se agradece, brindándose a contestar a una ristra de preguntas que le dispara un entrevistador al que le puede la curiosidad sobre este escritor y su peculiar novela.

P: ¿Cuando empezó a escribir, y por qué ha decidido comenzar este oficio?

R: Siempre he escrito por placer, pero de forma más o menos profesional podría decirse que hará unos dos o tres años. Fue repentino, eso sí. Toda la vida he querido escribir libros, y en muchas ocasiones lo he intentado, pero con cierta parsimonia. Cada uno es como es y en mi caso, aunque poseo inventiva y facilidad para escribir, me cuesta mucho centrarme. Siempre ando en mil proyectos y desgraciadamente muy pocos acaban finalizándose. Con la escritura tenía una cuenta pendiente, era algo demasiado intenso como para seguir aplazándolo, y hubo un día en que ya no aguanté más: me propuse centrarme y me obligué a sentarme un mínimo de horas diarias ante el ordenador a trabajar en serio. Me alegra ver que el esfuerzo ha dado sus frutos, ha sido una victoria a nivel interior. Este libro, aparte de expresar las inquietudes que llevaba tiempo con ganas de gritar al mundo, representa a nivel simbólico una evolución personal.

P: ¿ Hay verdaderos superhéroes en paro, o es simplemente una ironía de la vida?

R: ¡Claro que los hay! Quizás sea a causa de la ironía de la vida, sí, pero todos conocemos a alguien perfectamente apto para todo que sin embargo lo está pasando mal. Existen personas muy capaces, y parece que no sean valoradas como merecen. Ahora parece que la crisis haya pasado de moda, pero hasta hace poco ¿Cuantos jóvenes han tenido que irse del país para encontrar trabajo? Que los mejores científicos e investigadores emigren porque aquí no interesan los avances es preocupante. Que a los artistas de verdad, no esos que se jactan de serlo por decirlo en sus redes sociales, si no los que realmente trabajan innovando en la expresión y  comunicación con la parte más trascendental del ser humano, no puedan vivir de su arte y encima carguen con un estigma social de menosprecio a su trabajo, es muy duro. Que todos aquellos que realmente se sacrifican por ayudar a los necesitados, y por supuesto no hablo de los sectarios del “postureo buenista”, cada vez tengan menos recursos para socorrer a los necesitados mientras ven como los que se aprovechan del sistema cada vez lo tienen más fácil… desanima. Nos han cerrado la mente de tal forma que parece que no creamos en los superhéroes aunque los tengamos frente nuestras narices. Todo aquello que no encaja dentro de un perfil preestablecido o que parece demasiado bueno… nos causa pavor.

img-20161028-wa0018P: Háblenos de la novela, ¿es todo humor, o encierra algo mas?

R: El humor siempre encierra algo más. Pesé a no estar muy bien considerado socialmente por no ser “serio”, pocas cosas hay más serias que el humor. El humor muestra cómo somos realmente, nos dice qué cosas nos resultan risibles y qué cosas no, en función de la propia personalidad de cada uno. Quizás sea una de las mejores herramientas para conocer a alguien realmente, pero sin embargo es muy raro que una comedia llegue a los Óscar o que cualquier historia humorística sea respetada. Me resulta curioso, ya que una de las obras más relevantes de la literatura es el Quijote, que no deja de ser una gran comedia. En el caso de mi novela, si leemos entre líneas, vemos que reímos por no llorar. En la historia se muestra la realidad vista a través de los ojos de un espectador  de otro mundo. Es curioso ver como su universo rematadamente extraño resulta más lógico que éste. Aún exagerando y sacando de quicio muchas cosas para evidenciar su ridiculez, tiempo después de acabar la novela encontré situaciones de la vida real que superaban con creces, en cuanto a surrealismo se refiere, muchos aspectos que surgen dentro de la trama. Profeticé sin quererlo algún que otro hecho, y me vi superado por otros que darían para otra novela. La realidad supera a la ficción, eso desde luego…

Escribir es un trabajo constante, solitario y lento, y solo tiene sentido si realmente significa algo para ti, si tienes algo que contar.

P: ¿Cómo está sintiendo a la gente que ha leído la novela?, ¿qué espera de los lectores?

R: La verdad es que he mantenido en secreto mi pasión por la escritura ante mis amigos y familiares hasta el día de la presentación del libro, por lo que aún no se qué reacciones tendrán cuando lo lean. Sí que es cierto que por el momento me han sorprendido gratamente, y he visto como han aparecido lectores donde no los esperaba, diciéndome que el libro les está enganchando y animando a leer, cosa que ya es muy importante.

hdr

P: Piensa vivir de los libros, o es un trabajo más en su polifacética vida?

R: El oficio de la escritura es perfecto para alguien como yo: por una parte, me ayuda a centrarme lo suficiente como para conseguir pulir aquello que quiero comunicar a la vez que me permite ir variando temáticas, situaciones, lugares,… Me gusta mucho hablar, aprender e inventar historias, y la escritura me permite todo ello. Es un aprendizaje constante. Me gusta documentarme sobre aquello que escribo, y hablar con la gente, intercambiar ideas. Aunque los libros sean escritos por un solo autor, en ellos hablan muchas más voces, fruto de su creatividad, por supuesto, pero alimentada de todas las experiencias previas del autor, cosa que da vida a las historias. Ojalá pudiera vivir de los libros, dudo que exista un trabajo en el que me pudiera sentir más a gusto.

img-20161028-wa0011P: Háblenos de sus lecturas, ¿tiene algún escritor fetiche?

R: La verdad es que no soy el típico escritor enamorado de las lecturas. Me gusta leer, y suelo hacerlo, pero no tanto como me gustaría, no soy precisamente un intelectual en ese sentido. Mi eclecticismo hace que siempre zumbe de un autor a otro y vaya variando temáticas, por lo que, al menos de momento, no tengo ningún escritor fetiche. Hace poco leí La conjura de los necios y me pareció brillante. Pero claro, también me parece brillante El Elogio de la locura, así como relatos de Lovecraft, viejos cómics de Mortadelo y Filemón, extraños libros antropológicos, libros de autores desconocidos, manuales de aprendizaje de temática variada,…

P: ¿Tiene entre manos algún otro proyecto literario?

R: ¡Muchos! He logrado acotar varios, y entre ellos hay dos que pugnan por salir primero. Estoy trabajando para ver cuál de los dos vence, pero prefiero no adelantar más por el momento.

P: ¿Cómo es que ha mantenido en secreto su vida como escritor?

R: Por respeto a la escritura. Los que me conocen saben lo mucho que disfruto narrando, ya sea a nivel oral, con una cámara, escribiendo,… Pero siempre he querido dar un paso más allá. Muchos quieren escribir un libro como algo anecdótico pero muy pocos se lo han planteado seriamente. Escribir es un trabajo constante, solitario y lento, y solo tiene sentido si realmente significa algo para ti, si tienes algo que contar. Nunca me han gustado aquellos que usan el arte como barniz a su personalidad, por lo que he preferido siempre trabajar en silencio y sin interrupciones para poder centrarme en lo que realmente quiero hacer. Sin opiniones banales que empañen lo que hago, una especie de ora et labora de los antiguos monjes. Cabe destacar que me alegra ver como mucha gente me está dando ánimos tras ver el resultado de mi trabajo.

Puedes comprar la novela en tu librería habitual o en:

https://editorialamarante.es/libros/novela/cronicas-de-un-superheroe-en-paro

Consumar el idilio que siempre mantuve con la literatura, ha sido para mí un regalo

Tras haber publicado un libro, con el tiempo el título va madurando. En ese proceso, cuando llega la presentación del mismo en sociedad, me gusta mirar con perspectiva el flujo de hechos hasta el momento y las novedades que transcurren en su evolución.

Ahora, al mirar, me doy cuenta de lo que intuía desde el primer momento. La autora, Diana Talarewitz, es una mujer con un poso vital excepcional, una mujer, para mí, de completa referencia. En estos casos, y como no puede ser de otra manera, hace unos días en el  Hotel Abba Balmoral de Barcelona, nadie quiso dejar de acompañar a Diana en la presentación de su primera novela “La última judía“. Diana estuvo arropada por muchísimas amigas y amigos que la quieren. Por su familia.

Me encanta releer las palabras de Diana para aprender de su proceso creativo, de sus momentos, de su lugar, en definitiva el permitirnos entrar en su intimidad. Intimidad creativa que ha dado a luz “La última judía“. Ella misma nos relata la intrahistoria de su novela.

Sigue leyendo Consumar el idilio que siempre mantuve con la literatura, ha sido para mí un regalo

Jordi Sanchís: intriga de calidad en Alibri Llibrería

El pasado jueves 17 de septiembre tuvo lugar en la librería barcelonesa Alibri, la presentación de Una suave y cálida brisa, novela de Jordi Sanchís recientemente publicada por Editorial Amarante.
Este acto, junto con la presentación en Valladolid, también el día 17, de Más allá hay dragones, de Vicente Álvarez, supuso el pistoletazo de salida oficial para un otoño plagado de actos y presentaciones después del habitual parón estival. Sigue leyendo Jordi Sanchís: intriga de calidad en Alibri Llibrería

El Proyecto Spiltzman. Entre la ciencia y la intriga

La novela de Javier Gómez del Valle se presentó el pasado 17 de abril en Barcelona en Biblioteca Tecla-Sala con gran acogida de público y crítica. Después, en Sant Jordi estuvo firmando su novela a los lectores y disfrutando de una magnífica mañana de libros y rosas. El Proyecto Spiltzman no dejará a nadie indiferente, se trata de una inmensa obra de investigación científica, que va más allá del thriller envolviéndonos en sugerentes ambientes y lugares. Impresionantes las críticas positivas de la novela en amazon. Este escritor barcelonés, que tiene mucho que contar a través de este género, es Ingeniero informático, ha sido profesor de informática y programación. Autor de relatos y colaborador en varios blogs.

Sigue leyendo El Proyecto Spiltzman. Entre la ciencia y la intriga

17 y 18 de abril, Barcelona vestida de Amarante

Tres autores de Editorial Amarante presentarán sus últimas obras en la Ciudad Condal. Javier Gómez del Valle y Fernando Pardo lo harán el 17 y 18 respectivamente en un entorno cultural envidiable, la Biblioteca Tecla-Sala en Hospitalet de Llobregat. Y Alberto Rodríguez lo hará el día 18 en un entorno más urbano, Check! Aribau de Barcelona. Una nueva generación de buenos escritores catalanes que escriben en castellano alentando géneros distintos pero con una calidad contrastada y temáticas de plena actualidad.

Sigue leyendo 17 y 18 de abril, Barcelona vestida de Amarante

José Navarro, puente aéreo Bruselas-Almería

Esto va de emigración, de escritor de raza que descubre su vocación tardía pero es un artista desde que nace y por eso no deja nada en el tintero porque tiene tantas cosas que decir que es capaz de contarlas, meternos de lleno en la rica vida de la emigración y de las múltiples experiencias vitales que forjan a un gran hombre, José Navarro.

En esta ocasión, autor y obra están ligados inexorablemente por la MEMORIA, y sobre la memoria vertebraré mis palabras. Al escritor, para tener algo que contar, además de imaginación le hace falta haber vivido intensamente. Ese poso vital es el que permite que las buenas novelas se escriban en la madurez. Este es el caso de José Navarro. Sigue leyendo José Navarro, puente aéreo Bruselas-Almería