Se buscan personas imperfectas

En temas de lo más variopintos ocurre que, cuando alguien entusiasmada nos cuenta su nueva faceta, sospechamos. Levantamos la ceja de la desconfianza y parece que no la bajamos hasta que la sustituimos por la de placer que nos otorga la razón que nosotros mismos nos hemos concedido.